Tag : cinnamomum-camphora

inmunidad y 7 plantas medicinales

Inmunidad y 7 plantas medicinales

inmunidad y 7 plantas medicinales

Y de repente un tiempo terrible. Frío. Cambios bruscos de temperatura. Pasamos del frío al calor, en cero coma uno. Y tu inmunidad, comienza a bramarte pidiendo que hagas algo. Pero tú pasas. Llega el primer resfriado. Llega la infección de garganta. Incluso se repite la sinusitis tan terrible, que pasaste el año pasado.

¿Todavía no te has enterado, que debes mimar tu sistema inmunológico? ¿Todavía no sabes, que la 1º barrera de inmunidad está en tu intestino?

Bueno no es cierto, la 1º está en la piel, se llama inmunidad innata, uno nace con ella. La inmunidad del intestino, es la llamada adquirida. Cuando nacemos, a través del canal uterino, la adquieres a partir, de la de tu madre (digamos que es la “parte” de inmunidad, que nos ayuda a “tirar para adelante”, los primeros meses de vida). Por ello los bebes nacidos por cesárea, tienen más tendencia a tener dermatitis, alergias, cólicos. Porque no ha adquirido parte de esta microbiota.

A lo largo de tu vida, tu sistema inmunológico, va desarrollándose y mejorando, gracias a esta inmunidad adquirida.

Verás, cuando estás en contacto con una sustancia patógena (virus, bacterias, hongos, sustancias químicas nocivas, que son son los antígenos), éstas van a ser capaces de desencadenar en tu cuerpo una respuesta inmunitaria. Dando comienzo a la formación de células específicas (los linfocitos T y los linfocitos B), para este antígeno. Se produce siempre después del primer contacto. Y de esta manera, tu cuerpo, recordará durante toda la vida, que esa sustancia patógena, es mala para ti y hay que estar alerta con ella.

¿Y cómo lo hacen estas células? Pues de varias maneras

– los linfocitos B, al ver el cuerpo extraño se activan. Comienzan a producir una células llamadas, inmunoglobulinas. Estas se unen al antígeno, inactivándolo. Y produce tu respuesta inmunitaria.

– los linfocitos T, para actuar necesitan de otras células, llamadas macrófagos (estos destruyen sustancias tóxicas, porque los fagocitan, se los “tragan”). Los macrófagos, sintetizan unas proteínas, llamadas citoquinas, que son las responsables de regular su función. Consiguiendo, que los macrófagos actúen de mediadores. Los van a presentar al antígeno (sustancia tóxica). Entonces se produce la respuesta inmunitaria. Pero aquí puede suceder que:

  • se activan los linfocitos T helper Th (son colaboradores), que producen inflamación y aniquilan al antígeno.
  • si se activan los linfocitos T citotóxicos Tc, estos eliminan al macrófago que lleva el antígeno. Produciendo su muerte (apoptosis). Es el método que tu cuerpo utiliza, para deshacerse de células “anormales”, como pueden ser las células cancerosas.

¿Qué sucede cuando se ven por segunda vez estos linfocitos con los antígenos?

La respuesta que produce tu cuerpo, es rapidísima y pontentísima, gracias a tus ganglios linfáticos (amígdalas, timo, vasos linfáticos, bazo, médula osea, hay racimos de ganglios linfáticos en el cuello, axilas, ingles, mamas…). Allí se reconocen, filtran y combaten a los antígenos (virus, bacterias, sustancias tóxicas…).

Bueno, pues hasta aquí un poco de fisiología de tu cuerpo, para que entiendas cómo las plantas medicinales, pueden ayudar a tu sistema inmunológico.

Para empezar, las que yo destacaría por su acción sobre tu inmunidad, serían:

  • Raiz de Echinacea tenemos varias variedades Echinacea angustifolia, Echinacea pallida, Echinacea purpurea se usan tanto las raíces de esta planta, como la sumida florida de la E. purpurea. 

Esta planta medicinal estimula la producción de citoquina, que estimula la formación a sus vez, de linfocitos. Con esto se consigue una acción inmunomoduladora. Es decir, estimula o deprime al sistema inmunológico (actuando sobre los factores celulares), en función de si hay infección o no. Se ha visto que las drogas constituidas por raíz de echinacea, son muy potentes frente a virus. Por ello, te lo recomiendo para reducir los síntomas de gripes y resfriados; para tratar herpes, pues van a impedir el crecimiento del virus, y la producción de citoquinas proinflamatorias. Úsalo, cómo preventivo de infecciones.

Te recomiendo su uso durante 8 semanas y luego descansa otras 8, para volver a empezar un nuevo tratamiento. Trata de buscar productos con extractos estandarizados de echinacea, son más potentes, con menos dosis.

Por cierto. Si tienes una enfermedad autoinmune, o tienes un tratamiento con inmunosupresores o tienes una enfermedad en la que tus niveles de leucocitos están muy altos, NO lo utilices.

  • Raiz de Uña de gato Uncaria tomentosa tiene una acción antiinflamatoria y estimulante sobre tu inmunidad. Te lo aconsejo también, por su acción antiviral, que regula la producción de linfocitos. Aumenta actividad fagocítica de los macrófagos y se aumenta la producción de linfocitos T.

También (¡Dios no lo quiera!), lo podrías utilizar, tras un tratamiento de quimioterapia. Pues se ha demostrado en numerosos estudios, que tiene un efecto citostático, es decir, retrasa o detiene el crecimiento de células (incluso las cancerosas), sin destruirlas (los estudios que se están realizando a día de hoy son muy esperanzadores, pero hay que seguir investigando).

¿Sabías que a dosis muy altas la raíz de uña de gato, es un anticonceptivo? Y todo esto es gracias a que en su composición hay un grupo de moléculas como son los alcaloides oxindolicos y los tetracíclicos.

  • Ajo Allium sativum tiene un efecto antimicrobiano y antifúngico. Se sabe desde la antigüedad, de esta propiedad. También te lo recomiendo, pues en distintos estudios, se ha demostrado su capacidad para aumentar el número de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, produciéndose una liberación del interferon-gamma. Todas estas acciones hacen que aumente tu inmunidad.
  • Raiz de Ginseng Panax ginseng C.A. Meyer es un adaptógeno, es decir cuando tu estás estresado (ya sea por estrés mental, por estrés ”corporal”, a consecuencia de una enfermedad, o sufres estrés “por el medioambiente”, por que hace mucho frío, o mucho calor…) gracias a al raíz de ginseng, tu cuerpo se “repone”, haciendo frente de forma muy eficaz a dicho estrés. También tiene una acción inmunomoduladora, por lo que mantendrá a tu alerta sistema inmunológico.
  • reishi Ganoderma lucidum. se utiliza como coadyuvante en tratamientos en cánceres de pulmón y cómo preventivo del cáncer colo-rectal. Estimula tu inmunidad, sin producir toxicidad, ni efectos secundarios.
  • Cordiceps o gusano de invierno Ophiocordyceps sinensis si tienes la desgracia de tener un cáncer, te recomiendo como inmunoestimulante el cordiceps. Se toma conjuntamente con la quimioterapia. De esta manera aumentarás tu resistencia física e inmunitaria. Búscalo en forma de extracto, pues necesitaras menos dosis, al ir muy concentrados.
  • aceite esencial ravintsara cinnamomum camphora este aceite esencial me parece maravilloso, a parte de ser un magnífico expectorante, te lo recomiendo como estimulante del sistema inmunológico. Frente a infecciones por virus o bacterias, es muy eficaz. Ponte una gota todas las mañanas en las muñecas, y haz respiraciones profundas, inhalandolo.

Aquí están las plantas medicinales, que mejor le van a tu inmunidad. ¿Las vas a probar? ¡Piensa diferente, piensa en verde!

Referencias bibliográficas:

fitoterapia.net

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Arteche A, Vanaclocha B, Güenechea JI. Fitoterapia (3.ª edición). Vade-mecum de prescripción. Plantas medicinales. Barcelona: Masson; 1998.

Bruneton J. Elementos de fitoquímica y de farmacognosia. Zaragoza: Acribia; 2001.

Cayunao C, Erazo S, Backhouse N, Bachiller L, Zaldívar M, García R.

Estudio de la actividad antimicrobiana de un alcaloide oxindólico y actividad antioxidante de diferentes extractos de Uncaria tomentosa

(Willd.) DC. Revista de Fitoterapia. 2004;2:152-4.

Peris JB, Stübing G, Vanaclocha B. Fitoterapia aplicada. Valencia: MICOF Valencia; 1995.

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Ha KC, Kim MG, Oh MR, Choi EK, Back HI, Kim SY, et al. A placebo-controlled trial of Korean red ginseng extract for preventing influenza-like illness in healthy adults. BMC Complement Altern Med. 2012; 12: 10. doi: 10.1186/1472-6882-12-10.

Gill BS, Navgeet, Mehra R, Kumar V, Kumar S. Ganoderic acid, lanostanoid triterpene: a key player in apoptosis. Invest New Drugs. 2018; 36 (1): 136-143. doi: 10.1007/s10637-017-0526-0.

Categorie: Vida sana

tos persistente

Remedios naturales para la tos persistente

Remedios naturales para la tos persistente

Hola a todos, ¡¡llegó la tos!! Ya que se nos echó encima el frío ¡con lo que a mí me gusta el calor, tengo ese mal gusto, no lo puedo remediar! Desgraciadamente con el frío también vienen los catarros, las gripes, las toses, ¡las bacterias y los virus, pululan a sus anchas por los aires! Y en la farmacia empezamos a tener muchas personas aquejadas de mocos, gripes, catarros…¡¡y tossss, !!… ¡hay algunos que de tanto toser, se van a romper, qué barbaridad!

¿Pero sabéis por qué se produce la tos?

Afortunadamente tenemos un organismo ¡de lo más sabio! Cuando éste detecta cuerpos extraños en los pulmones y/o en las vías respiratorias (como pueden ser mocos, humo, partículas de polvo, bacterias…), mediante el mecanismo de la tos las expulsa, limpiando esta zona del exceso de secreciones. ¡Es un mecanismo de defensa maravilloso!, aunque a veces la puñetera nos deje “triturados”.


¿Sabéis cómo funciona la tos?

Fijaos, ésta se desencadena por una irritación en la mucosa respiratoria, la cual actúa sobre el centro de la tos, transmitiendo un impulso nervioso (a través de los nervios) que va hacia los músculos respiratorios responsables de los movimientos que se producen al toser, ¡por ese motivo a muchas personas le duele hasta el “alma” de tanto toser! Yo cuando me pongo, me pongo a conciencia Y LO DOY TODO..¡soy muy bestia!


¿Sabéis qué puede causar esa tos tan persistente?

  • ¡el dichoso tabaco!
  • agentes químicos, muchos productos de limpieza
  • un resfriado o una gripe
  • una alergia
  • enfermedades como el asma y EPOC
  • una bronquitis o una neumonía
  • algunos medicamentos (enalapril, fosinopril…) en personas sensibles, estos fármacos puede producir la tos

¿Tenemos remedios naturales para tratar la tos persistente?

¡¡Pues por supuesto que sí!! aquí tenemos:

  • la hoja de Hiedra Hedera helix L tiene una acción broncodilatadora, nos abre los bronquios para que el aire pueda llegar hasta allí, además nos ayuda a sacar el moco de los pulmones. Pero  ¡OJO! si tienes problemas de gastritis o úlcera gástrica ¡no lo debes de tomar!
  • Flores de la Grindelia Grindelia robusta, es un antitusivo (calma la tos seca) y un buen espasmolítico.
  • Parte aérea del Llantén Plantago lanceolata L. favorece la hidratación de la mucosa, calmando y suavizando la tos, es antibacteriano e inmunoestimulante, por lo que si tienes bronquitis o tos seca, ¡esta debe de ser tu elección!
  • Flores y tallo del Tomillo Thymus vulgaris L, ayuda a la expectoración (saca el moco de los pulmones), también tiene la propiedad de ser un buen antimicrobiano.
  • Aceite esencial de Eucalipto radiata Eucalyptus radiata ssp radiata  es fantástico para fluidificar el moco, previene la rinorrea (el goteo de nariz), descongestiona la mucosa respiratoria, lo que hace que respiremos mejor. Calma la tos persistente, pues va a regular el centro de la tos.

Si tienes tos irritativa espasmódica toma 2 gotas de este aceite esencial quimiotipado 3 veces al día sobre una cucharadita de miel, ¡¡se puede usar en bebes, pero OJO, que sea aceite esencial quimiotipado de Eucalipto radiata! Si pones unas gotas de este aceite esencial en un difusor, también limpiarás la atmósfera de gérmenes.

  • Aceite esencial Pino Pinus sylvestris tiene poder balsámico a nivel pulmonar, disminuye esa tos irritativa, ¡me encanta usarlo unas gotitas en un difusor!
  • Aceite esencial Niaulí Melaleuca quinquenervia quimiotipo cineol, es expectorante saca el moco de los pulmones y es balsámico, va disminuyendo la tos. Es muy útil cuando los bronquios están taponados, pon 3 gotas sobre una cucharada de aceite de oliva o sobre miel debajo de la lengua unas 3 veces al día.
  • Aceite esencial de Ravintsara Cinnamomum camphora quimiotipo cineol, ¡he de confesaros que este aceite esencial, me ENCANTA!, es un potente mucolítico, por lo que saca los mocos de los pulmones disminuyendo poco a poco esta tos persistente. Pon unas gotas en el empeine del pie y en 15 minutos notarás su efecto. También va a cortar el goteo nasal, ¡y refuerza nuestra inmunidad, ya que estimula las glándulas suprarrenales, estimulando las gammaglobulinas.

Además de utilizar estas plantas os aconsejo:

  • hidratar la garganta, para que no sintamos picor, ni carraspera, ¡que nos incita a toser! (es como la mano interna, que nos rasca la garganta), lo podemos hacer con caramelitos antisépticos (de miel, limón, hierbaluisa…)
  • bebiendo mucha agua, de esta manera, también nos ayuda a diluir el moco y nos ayuda a expulsarlo.
  • trata de no entrar en contacto con ambientes llenos de humo y polvo
  • intenta aumentar la humedad del ambiente, puedes usar un difusor, además si le añades aceites esenciales quimiotipados como el de Eucalipto, ravintsara, palo de ho, árbol del té, ¡¡mejor qué mejor!!

Bueno, creo que por hoy, tenéis bastantes remedios naturales, para tratar ¡esa maldita tos tan persistente! Ahora más que nunca piensa en verde.

¡No olvides de informarte sobre las posibles contraindicaciones de los aceites, que mencionamos! Puedes encontrar más información en nuestra web o usar enlaces, proporcionados en este post!

Más entradas sobre la tos

Referencias:

fitoterapia.net

Mi biblia de los aceites esenciales  Daniele Fessty. editorial Medici.

Kemmerich B Evaluation of efficacy and tolerability of a fixed combination of dry extracts of thyme herb and primrose root in adults suffering from acute bronchitis with productive cough. A prospective, double-blind, placebo-controlled multicentre clinical trial.Arzneimittelforschung. 2007;57(9):607-15.

Mulyaningsih S, Sporer F, Reichling J, Wink M.

Antibacterial activity of essential oils from Eucalyptus and of selected components against multidrug-resistant bacterial pathogens. Pharm Biol. 2011 Sep;49(9):893-9. doi: 10.3109/13880209.2011.553625. Epub 2011 May 19.

Wegener T, Kraft K

Plantain (Plantago lanceolata L.): anti-inflammatory action in upper respiratory tract infections.

Wien Med Wochenschr. 1999;149(8-10):211-6.

Chang AB, Glomb WB.  Guidelines for evaluating chronic cough in pediatrics: ACCP las guías de práctica clínica basadas en la evidencia. Chest. 2006;129(1 Suppl):260S-283S.

Chung KF, Widdicombe JG. Cough. En: Mason RJ, Broaddus VC, Martin TR, et al, eds. Murray & Nadel’s Libros de Texto de Medicina Respiratoria. 5th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2010:chap 29.

Irwin RS, Baumann MH, Bolser DC, et al. Diagnosis y management of cough executive summary: ACCP las guías de práctica clínica basadas en la evidencia. Chest. 2006;129(1 Suppl):1S-23S.

Medline plus

Categorie: Vida sana