Tag : curcumina

disbiosis

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

¡Holaaaaa!, el otro día le diagnosticaron, a una paciente de la farmacia disbiosis intestinal, ¡casi le da un infarto…disbiosis intestinal, qué “palabro”!. Tenía molestias en el estómago, estreñimiento, déficit de vitamina B12, dolor en las articulaciones, estaba cansadísima y tenía problemas para dormir.

Y vino para preguntarnos que es lo que era aquello de la disbiosis…  porque el médico, le había explicado cosas, pero no se enteró muy bien. ¡La pobre con los nervios!…

Y me pareció, que escribir sobre la disbiosis intestinal, sería un buen tema.

Pero antes.. ¿sabéis qué es la disbiosis intestinal?

Se trata, de una alteración de nuestra microbiota intestinal, esto va a producir o bien una disfunción en el metabolismo o una inflamación crónica. Hay mucha gente con disbiosis intestinal, ¡ pero no lo sabe!

Desgraciadamente por el tipo de vida que llevamos; la alimentación, antibióticos y el exceso de higiene, se produce una alteración en los organismos que componen nuestra microbiota intestinal; se sabe que tenemos un 85% de microbiota “buena” y un 15% de “mala” ¡pero es necesaria!

Nuestra microbiota está constituida por:

– microbiota residente normal: Enterococcus, Lactobacillus, Bifidubacterium , Bacteroides, E. coli entre otros.

– microbiota pasajera: E. coli lactosa negativa, Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae, Staphilococcus, Streptococcus,…

– Levaduras: como la Cándida Albicans.

– Mohos: Aspergillus sp

Todos viven en armonía en el intestino, existen más de 100 millones de bacterias que se dividen en más de 300 especies distintas. Todos ellos protegen la mucosa de la pared intestinal, que es la 1º barrera de defensa frente a microorganismos patógenos y sustancias tóxicas, pues van a desequilibrar la armonía en el ecosistema intestinal, en el que viven. ¡Y es entonces, cuando comienzan los problemas!; empieza a producirse un intestino permeable o disbiosis o también llamado leaky gut.


¿Qué ocurre cuando tienes disbiosis intestinal?

Las paredes de tu intestino funcionan, como una barrera selectiva, dejan pasar nutrientes y rechazan sustancias tóxicas (imagínatela, cómo si fuera un colador). Estos nutrientes deben de tener un tamaño adecuado para pasar, si tu intestino, está en óptimas condiciones, los nutrientes que superen ese tamaño no pasan, ¡pero si tienes disbiosis intestinal, SI que se van a colar! (tu colador tiene un agujero y va a dejar pasar partículas de mayor tamaño, del que debería).

Parece ser que la pared intestinal se encuentra dañada en un 80% de la población, por culpa de la alimentación que tenemos, el estrés, la excesiva ingesta de antibióticos y el medioambiente.

¿Y te preguntarás, cómo se pueden originar estos “agujeros” en la membrana de la pared intestinal, que causan la disbiosis?. Verás, todos sabemos que la pared intestinal está constituida por capas de células (imagínatela, como una pared de ladrillos, unidos por cemento), entre célula y célula se ha visto que existen unas uniones. El Dr. Alesio Fassano, descubrió la existencia de una proteína llamada ZONULINA, que le indica a estas uniones cuando debe de abrirse y cuando cerrarse, para que puedan pasar los nutrientes.

Cuando se produce demasiada Zonulina, estas uniones quedan abiertas y no son capaces de cerrarse, penetran moléculas que no deben de entrar, por su gran tamaño o por ser tóxicas. Estas moléculas pasan a tu torrente sanguíneo y desde allí son transportadas, hasta distintas zonas de tu cuerpo, como puede ser los cartílagos y huesos, la tiroides, el páncreas… Aquí el tema se empieza a complicar, pues tus células, encargadas de mantener nuestra inmunidad (macrófagos, células T, células B…) al detectar estas moléculas cómo cuerpos extraños, comienzan a atacarlas (también el órgano o el tejido donde se han depositado), desencadenando una hiperactividad inmune, la cual deriva en una respuesta inflamatoria totalmente inapropiada. Si esto persiste en el tiempo, se termina desarrollando las enfermedades autoinmunes como son la celiaquía, la tiroiditis de Hashimoto, la psoriasis, la artritis reumatoide, fibromialgias, diabetes mellitus 1


¿Qué puedes hacer para mejorar la disbiosis intestinal?

Está clarísimo por tanto, que una buena salud intestinal, va a condicionar mucho el desarrollo de las enfermedades autoinmunes y también de desarrollar una inflamación sistémica, por lo que desde la farmacia siempre propongo para mantener el estado de tu microbiota intestinal lo siguiente:

– uso de probióticos puede ser muy beneficios para los casos de la disbiosis, búscalos siempre que contengan cepas de Bifidobacterias y Lactobacilos (sobre todo la cepa L. rhamnosus, pues es la única cepa, capaz de anclarse al intestino) y utiliza probióticos SIEMPRE, después de haber tomado antibióticos o antiinflamatorios.

– el molibdeno es un oligoelemento, que protege a los lactobacilus de nuestra microbiota intestinal de oxidarse, por lo que favorece su equilibrio y buen funcionamiento

– toma L-glutamina, es un aminoácido, que interviene en la formación de proteínas. Es una fuente de energía para los linfocitos y las células intestinales, mejora la calidad de la mucosa intestinal, tiene una función antioxidante, e interviene en procesos inmunológicos (secreta inmunoglobulina A).

raíz de cúrcuma, este tiene un principio activo, llamado curcumina, que disminuye la inflamación y el estrés oxidativo


Además para controlar tu disbiosis SIEMPRE recomiendo cambiar de forma RADICAL los hábitos de vida como es:

NO consumas azúcares refinados, NI hidratos de carbono procedentes de grano (cereales), NI comida procesada, NI gluten (zonulina)

– aumenta el consumo de fruta y verdura, por su riqueza en fibra

– intenta llevar una vida con poco estrés, haz ejercicio, practica el yoga o el mindflullness

– evita la ingesta de antibióticos si NO SON NECESARIOS (recuerda que estos sólo son efectivos frente a infecciones producidas por bacterias, NUNCA frente a virus u hongos).

– realiza al menos dos veces al año una limpieza hepática, para disminuir la sobrecarga hepática. Puede ser que comas muy sano, pero nos rodean muchas sustancias tóxicas que están dispersas en el ambiente y pueden sobrecargar tu hígado

Bueno, creo que ya está claro lo que significa la disbiosis intestinal y todas las consecuencias que te puede acarrear si no se controla. Y espero que te sirva de mucha ayuda, los consejos y tratamientos naturales para controlarla.

¡¡Es bueno pensar en verde!! Hasta el próximo día

Referencias:

Wallace DJ, Hallegua DS Fibromyalgia: the gastrointestinal link.Curr Pain Headache Rep. 2004 Oct;8(5):364-8. Review.

PMID: 15361320

  1. Petersen and J. L. Round, “Defining dysbiosis and its influence on host immunity and disease,” Cell. Microbiol., vol. 16, no. June, pp. 1024–1033, 2014.
  1. Cerf-Bensussan and V. Gaboriau-Routhiau, “The immune system and the gut microbiota: friends or foes?,” Nat. Rev. Immunol., vol. 10, no. 10, pp. 735–744, 2010.

Escobedo G, López-Ortiz E, Torres-Castro I

La microbiota como agente inductor de la obesidad, la inflamación sistémica y la resistencia a la insulina Rev Invest Clin 2014; 66 (5)

Hrncir, et al. “Gut microbiota and lipopolysaccharide content of the diet influence development of regulatory T cells: studies in germ-free mice.,” BMC Immunol., vol. 9, no. 1, p. 65, Jan. 2008.

M.-A. von Schillde, et al. “Lactocepin secreted by Lactobacillus exerts anti-inflammatory effects by selectively degrading proinflammatory chemokines.,” Cell Host Microbe, vol. 11, no. 4, pp. 387–96, Apr. 2012.
J. L. Round and S. K. Mazmanian, “The gut microbiota shapes intestinal immune responses during health and disease.,” Nat. Rev. Immunol., vol. 9, no. 5, pp. 313–23, May 2009.

Categorie: Vida sana

ciatica y plantas

¿Existe tratamiento natural de la ciática?

¿Existe tratamiento natural de la ciática?

Hola a todos, el otro día hablando con mi marido, estuvimos recordando que por esta época, hace 4 años, cuando me agaché a recoger un bote que estaba tirado en la cocina de mi casa, ¡¡ me quedé pillada, no fui capaz de volver a ponerme recta, solita y todo por la culpa de la ciática!!

Entonces vino mi hijo Pablo y con mucha calma y paciencia, me ayudó a ponerme derecha, ¡pero Dios mio, qué dolor más profundo e intenso! salía de la parte baja de la espalda (el culo para ser exactos) ¡y recorría toda la pierna derecha, por detrás, hasta el talón! Pero no se quedó allí el tema, cuando intenté moverme, ¡no era capaz de levantar la pierna, no tenía fuerza! ¡¡Aquello no me podía estar pasando a mí!! Me llevaron al hospital, (¡qué el sentarme y levantarme de los sitios, hacía que contara estrellas… !) y los médicos confirmaron que tenía  “ciatalgia” (o también llamada ciática) se me había quedado el nervio ciático, pillado en la 5º vértebra lumbar con el sacro.

¡Os podéis imaginar mi cara de Orco, aquello no me podía estar pasando a mí! Me mandaron pinchazos de cortisona durante una semana, antiinflamatorios y analgésicos. Bueno ¡pero como soy de la generación del 68, rebeldona! Decidí pasar de todo eso, y recurrir a mis plantas y a mi amigo Jose Avila Castellano, que me hizo estiramientos de la pierna (os digo que hubo 2 días que lloré del dolor) ¡y todo se arregló!

Hoy para “celebrar” tan magnífico aniversario, he decidido escribir sobre las cosas que utilicé para recuperarme, ¡en 4 días pude ir a trabajar y recuperar fuerza en la pierna ¡además de no sentir dolor!

Por cierto ¿sabéis cómo llaman en la ciática en la farmacia?…….La “asiática”, ¡me parto!

Para empezar deciros ciática, se describe como un dolor fortísimo, que recorre la parte baja de la espalda y desciende por la pierna, sueles quedarte sin fuerza en la pierna afectada y con sensación de hormigueo.

La ciática se produce porque el nervio ciático (es el más largo de nuestro cuerpo, es responsable de la movilidad y de la sensibilidad de las extremidades inferiores) está inflamado o se queda comprimido (como fue mi caso). ¡Entonces comienza el dolor y el calvario para muchas personas! Deciros que en estando en reposo, no duele… pero cuando uno hace movimientos bruscos, como es levantarse… ¡Dios santo, lo que uno llega a sentir!

Normalmente suelen mandar reposo, antiinflamatorios y corticoestoroides inyectados. ¡¡Pero si quieres tratarte la ciática con remedios naturales, puedes hacerlo, yo lo hice!!

Lo primero deciros, que eso del reposo, está bien los primeros días… hasta que nos disminuye el dolor, ¡pero luego hay que MOVERSE, pues si no lo hacemos, puede llegar a ser contraproducente, debido a que se puede provocar el deterioro de los músculos y las funciones corporales. ¡Vamos, eso es cuando las personas se tiran en la cama con la ciática semanas! Además si mantienes tu mente ocupada, ¡hasta parece que tienes menos dolor!


Mi recomendación para todo aquel que tiene ciática es:


– aplicar en la zona baja de la espalda frío (con bolsitas que se meten en el congelador) y calor (con una manta eléctrica o bolsa de agua), a mí me alivió mucho, ¡pero ten cuidado de no estar todo el día haciendo esto, hazlo un par de veces al día!

– vete a un fisioterapeuta. En mi caso, me puse en manos de mi amigo y con estiramientos de la pierna, ¡logró que el nervio se liberara del aprisionamiento que tenía! Os repito que es muy doloroso y también si te lo hacen bien, supereficaz


¿Y qué hay del tratamiento “natural” de la ciática? Aquí os recomiendo:


– aceites esenciales como el de Gaulteria Gaultheria procumbens, pon 3 gotas en la parte baja de la espalda, realiza un masaje prolongado, ¡pero suave, para no reavivar el dolor! Tiene una molécula llamada salicilato de metilo, que podríamos decir que es como una “aspirina natural”, tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio, ¡os digo que para la ciática funciona del 10, soy superfan!

extracto de yema de pino Pinus sp, se recomienda el uso de la yema de pino, para tratar neuralgias, ¡y os digo que funciona genial, eso sí, solo se debe de emplear para tratar dolores crónicos! de 5 a 15 gotas todos los días.

raíz de harpagofito Harpagophytum procumbens DC es antiinflamatorio y analgésico, por lo que aliviará el dolor de la ciática, y todo gracias al principio activo responsable de estas funciones es el harpagósido, lo podéis encontrar en extracto seco (va en comprimidos) o en gel.

rizoma de cúrcuma Curcuma longa Vahl. puede ser otro gran aliado para tratar las ciática, ya que se utiliza con gran éxito para el dolor y la inflamación tanto aguda como crónica, si administras una dosis de 2 g/día (de cúrcuma en polvo), durante 6 semanas, se ha demostrado en estudios clínicos, que reduce el dolor, con una eficacia similar al ibuprofeno; este efecto se debe gracias a un componente, llamado curcumina. Está totalmente contraindicado en personas con obstrucción de conductos biliares y otras alteraciones biliares.

– gomo-resina Boswellia Boswellia serrata Roxb. Se ha demostrado que el ácido boswélico tiene una potente función antiinflamatoria, pues inhibe de forma específica a una sustancia llamada la 5-lipooxigenasa, de esta forma bloquea la síntesis de sustancias pro-inflamatorias y produce su efecto antiinflamatorio y disminuye el dolor. ¡No debes de estar más de 6 meses utilizándolo!

aceite esencial de Tomillo quimiotipo tuyanol Thymus vulgaris L. su aplicación tópica en cremas es espectacularmente efectiva, produce un efecto de calor de la zona. Gracias a una molécula que tiene llamada carvacrol, evita que se produzcan prostaglandinas, que son las sustancias que en nuestro cuerpo, que regulan la inflamación y el dolor. Si evitamos que estas prostaglandinas se sinteticen, no habrá inflamación, ni dolor. El aceite esencial quimiotipado de tomillo tiene otro componente, que es el ácido rosmarínico que también ayuda a todo esto.

– hay otras plantas como la yema de grosellero negro Ribes nigrum L., aceite esencial de romero Rosmarinus officinalis L., corteza de uña de gato Uncaria tomentosa (Willd) DC., aceite esencial de ciprés Cupressus sempervirens L., flor de Arnica Arnica montana L. que también tienen un efecto antiinflamatorio y analgésico, las puedes encontrar solas o como parte de formulas de cremas o comprimidos.

Bueno me voy ya con la “asiática” a otra parte, sinceramente espero que nunca tengáis la ciática para tener que utilizar todas estas plantas, ¡pero recordad que si pensáis en verde y recurrís a ellas, funcionan muy bien!

Hasta el próximo día.

Referencias:

fitoterapia.net

Mi biblia de los aceites esenciales Daniele Fessty
Yemoterapia. Philippe Andrianne
Vinciguerra G, Belcaro G, Cesarone MR, Rohdewald P, Stuard S, Ricci A, et al. Cramps and muscular pain: prevention with pycnogenol in normal subjects, venous patients, athletes, claudicants and in diabetic microangiopathy. Angiology 2006; 57: 331-339.
Chrubasik S. Devil`s claw extract as an example of the effectiveness of herbal analgesics. Orthopade 2004; 33: 804-808.
Aguilar JL, Rojas P, Marcelo A, Plaza A, Bauer R, Reininger E, Klaas CA, Merfort I. Anti-inflammatory activity of two different extracts of Uncaria tomentosa (Rubiaceae). J Ethnopharmacol 2002 Jul;81(2):271-6.
EMA-HMPC. Community herbal monograph on Arnica montana L., flos. EMA, Doc. Ref.: EMA/HMPC/198793/2012. Adopted: 6 May 2014
EMA-HMPC. Community Herbal Monograph on Harpagophytum procumbens DC. and/or Harpagophytum zeyheri Decne, radix. London: EMA. Doc. Ref.: EMEA/HMPC/251323/2006. Adopted: 6-11-2008.
EMA-HMPC. Community herbal monograph on Curcuma xanthorrhiza Roxb. (C. xanthorrhiza D. Dietrich), rhizoma. Draft. London: EMA. Doc Ref.: EMA/HMPC/604600/2012. Adopted: 14 May 2013.
Winters ME, Kluetz P, Zilberstein J, “Back Pain Emergencies,” Medical Clinics of North America, 2006:90:505–23.

Categorie: Vida sana

higado1

Plantas para tratar hígado graso no alcohólico

Plantas para tratar hígado graso no alcohólico

Hola a todos, hoy seguimos hablando sobre el hígado graso no alcohólico. Para los recién llegados, me gustaría explicaros que la enfermedad del hígado graso consiste en la acumulación de grasa (ácidos grasos y triglicéridos) en las células hepáticas – los hepatocitos, pudiendo llegar a colapsarlas y a hacer que no funcionen bien.

Fijaos si son importantes estas células hepáticas, que son las responsables de la formación de la albúmina, además ellas producen energía por la glucogenésis. Otra su función importantísima es la de “destruir” muchas sustancias tóxicas y medicamentos, para que nuestro cuerpo no se intoxique con ellos. Los hepatocitos también forman vitaminas (como la vitamina A) y bilis entre otras cosas…

¿Os imagináis si nuestro hígado no fuera capaz de hacer todo esto, qué nos pasaría?

Si no se evita el colapso de los hepatocitos, se produce el hígado graso y con él, una inflamación del hígado aumentado este su tamaño y termina habiendo daños, pudiendo derivar en una cirrosis o cáncer de hígado.


Os propongo una serie de plantas para cuidar de nuestro hígado. Y sobre todo para normalizar su función si ya lo tenemos “tocado” como puede ser en caso del hígado graso:

extracto de yema de enebro Juniperus communis L estas yemas son maravillosas, a nivel del hígado son antiinflamatorias. Este extracto drena el hígado (aquí hay que ir aumentando la dosis poco a poco, para que no libere demasiadas toxinas del hígado a la vez y no provoque síntomas, como la sensación de tener resaca). Pero si lo hacemos poco a poco, esto no pasará y este extracto estimulará nuestros hepatocitos para que realicen su función.

cardo mariano Silybum marianum (L.) Gaertner es un protector del hígado tiene una acción ANTIHEPATOTOXICA. Veréis, esta droga tiene unos componentes que son la silimarina y silibina. Estos principios activos modifican la estructura celular externa de los hepatocitos y con ello evitan que todos los productos tóxicos que llegan a nuestro hígado, penetren dentro de estas células y las dañen.

Por otro lado, ¡la silimarina tiene un efecto chulísimo! y es de estimular la capacidad de regeneración del hígado y la producción de nuevos hepatocitos, ¡por lo que a las personas con hígado graso les va a venir de maravilla! Además tanto la silimarina, como la silibina tienen acción antioxidante y captan los radicales libres que tan perjudiciales para la salud.

alcachofa Cynara scolymus L. Sin duda otro gran aliado para tratar el hígado graso, y es gracias a su efecto hepatoprotector brutal, al que se suma su actividad antiradical libre. Además se ha demostrado su capacidad para reducir el colesterol total y los triglicéridos.

curcurma Curcuma longa Vahl. es otra planta que puede ayudar a tratar el hígado graso y que su principal principio activo es la curcumina, que tiene un efecto hepatoprotector, pues aumenta la actividad de la glutatión-S-transferasa.

Toma unos 600mg de esta droga al día, ¡pero que vaya estandarizada un 25% de curcumina! Además es otra planta antioxidante y captadora de radicales libres, que también presenta una acción antiinflamatoria, por lo que si tenemos inflamado el hígado (como puede ser en caso del hígado graso) nos ayudará. ¡Si estás embarazada, esta planta no es para ti!

hoja de boldo Peumus boldus Molina  es también hepatoprotector y antiinflamatorio, sus infusiones están muy ricas!

vitamina E, se ha demostrado que su uso disminuye la inflamación de los hepatocitos, por lo que siempre recomiendo el uso de ésta junto a alguna de las plantas anteriores, sobre todo me gusta asociarla al cardo mariano o a la curcuma. Deciros que una cucharadita de aceite vegetal de germen de trigo es riquísimo en vitamina E!

Bueno el tema es apasionante, hay muchas líneas de investigación utilizando remedios naturales con mucho éxito, antes que medicamentos de síntesis. Me encanta la medicina alternativa, ¡qué en realidad, no es tan alternativa… pues se ha usado desde hace muchísimo tiempo! Pero recordar que hay que usarla siempre con cabeza, supervisado por un profesional de la salud!

Piensa en verde, ¡¡ verás cómo mejora tu salud!!

Hasta pronto!

Referencias:

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). European Union herbal monograph on Silybum marianum (L.) Gaertn., fructus. Draft. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/294187/2013. Adopted: 120 September 2016.

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). Community herbal monograph on Cynara scolymus L., folium. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/150218/2009. Adopted: 13 September 2011.

Adhvaryu MR, Reddy N, Vakharia BC. Prevention of hepatotoxicity due to anti tuberculosis treatment: a novel integrative approach. World J Gastroenterol 2008; 14: 4753-4762.

Heritage M, Jaskowski L, Bridle K Combination curcumin and vitamin E treatment attenuates diet-induced steatosis in Hfe-/- mice. World J Gastrointest Pathophysiol. 2017 May 15;8(2):67-76. doi: 10.4291/wjgp.v8.i2.67.

Ekhlasi G, Zarrati M, Agah S Effects of symbiotic and vitamin E supplementation on blood pressure, nitric oxide and inflammatory factors in non-alcoholic fatty liver disease. EXCLI J. 2017 Mar 20;16:278-290. doi: 10.17179/excli2016-846. eCollection 2017.
Aller R, Izaola O, Gómez S,Effect of silymarin plus vitamin E in patients with non-alcoholic fatty liver disease. A randomized clinical pilot study. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2015 Aug;19(16):3118-24.

Categorie: Vida sana