Tag : musculos-de-suelo-pelvico

episiotomía aceites esenciales y vegetales

¿Curar la episiotomía con aceites esenciales y vegetales?

episiotomía aceites esenciales y vegetales

Buenos días a todos, hoy vamos a hablar de los aceites esenciales y vegetales para después del  parto y para ayudarnos a recuperar mejor, ya que el otro día en la farmacia, vino una chica que acababa de parir, ¡la pobre estaba “hecha polvo”, le habían hecho una episiotomía con un montón de puntos! Decía “siento dolor, tirantez y no puedo andar bien con el corte que me han hecho, creo que se han pasado, no sé si tendré secuelas, pero cuando miro  a mi hijo, todo se olvida y pienso que ha merecido la pena por todo lo que pasa una mujer”.

La verdad es que me sentí muy identificada con ella, ¡si no fuera por el amor que a una le vincula con su hijo, los niños estarían en peligro de extinción, pues nadie en su sano juicio, pasaría por tanto! Pero quedémonos con lo positivo.


¿Qué es la episiotomía?

Para el que no ha sido padre aún, explicaros que la episiotomía, es un corte que se realiza durante el parto, de 1 a 3 cm (a veces más), en la zona del perineo (va de la vulva al ano de la mujer) y se realiza para agrandar el canal vaginal, por donde tiene que salir el bebe.

¿Y para que se hace este corte? Pues veréis:

  • al estar el canal vaginal más ensanchado se evita que la mujer sufra desgarros perineales
  • se acelera el parto
  • se previenen complicaciones que pueda sufrir el feto por falta de oxigeno o daños cerebrales

¿Qué podemos hacer para mejorar el estado de esa zona después de la episiotomía?

Primero comentaros que para que la zona del perineo dilate bien, os recomiendo aplicar meses antes del parto el aceite vegetal de rosa de mosqueta Rosa rubiginosa. Para ello introduce el pulgar en la vagina y presionar hacia abajo y hacia los lados, realizándote un masaje suave. Nos dará mucha elasticidad a la piel, por lo que a muchas mujeres NO hay que hacerles la episiotomía y su recuperación es muchísimo más rápida.

A las mujeres que le han realizado esa incisión en la zona perineal, tras el parto tienen que curar esa herida, la cicatrización en esta parte del cuerpo es complicada, pues es una zona que está siempre húmeda y por estar próxima al ano, con más facilidad pueden producirse las infecciones.

Para tratar y recuperar esta herida os recomiendo aceite esencial de lavanda, obtenido por la destilación en arrastre de vapor de agua, de la sumidad florida de Lavandula angustifolia ssp angustifolia también conocida como el espliego. Hay un estudio clínico muy chulo en el que se empleó este aceite esencial para tratar la herida producida por la episiotomía.

El estudio clínico se realizó con 120 mujeres primiparas (era la primera vez que daban a luz) con feto único, las cuales ninguna tenía enfermedades crónicas, ni ningún tipo de alergias y todas tuvieron un parto vaginal espontáneo normal, a las que se les realizó una episiotomía.

A las 120 mujeres se les dividió en dos grupos al azar: a 60 mujeres se les dio aceite esencial de lavanda diluido en aceite vegetal de oliva (1,5%) se optó por este aceite vegetal, para que no pudiera aportar ninguna propiedad cicatrizante, para que se lo aplicaran en la zona del perineo (es el grupo caso). Mientras a las otras 60 mujeres se les aplicó povidona yodada (el conocido betadine) – este es el grupo control. Se les explicó a todas las participantes, que con el producto que les habían facilitado, tenían que hacer baños de asiento, poniendo en 4 litros de agua de 5 a 7 gotas del preparado (para unos aceite esencial de lavanda y para las otras povidona yodada), dos veces al día durante 10 día.

A los 10 días se las llamó para hacerle una revisión ginecológica y para que contestaran unas preguntas como nivel de dolor, y evaluar físicamente centímetros de edema y enrojecimiento, cantidad de suturas y si había infección.

Cuando contrastaron los datos, vieron que después de 10 días de tratar la episiotomía:

  • 25  de las 60 mujeres (42%) que componían el grupo “lavanda”, tenían una buena recuperación de la cicatriz
  • en el grupo control sólo había 17 mujeres de las 60 (28%) que componían el grupo de la povidona yodada
  • en ningún grupo hubo complicaciones que pudieran desarrollarse de la cirugía
  • en el grupo del aceite esencial de lavanda, los signos de la rojez e inflamación eran menores y el dolor también referían ser menor

Deciros que no hay que perder en cuenta, que la polividona yodada no aporta nada más que una acción antiséptica, ayuda a cicatrizar pero es un tratamiento que va a resecar e irritar mucho, no aporta ningún plus analgésico, ni calmante, ni antiprurriginosa.

Está en de suso frente al aceite esencial de lavanda cuya actividad es cicatrizante, antiséptica, antibacteriana y analgésica, además por vía inhalada calma los estados de excitación y nerviosismo (tan frecuentes en estos primeros días postparto). Por lo que pienso que el aceite esencial de lavanda, resulta una buena alternativa para tratar de heridas tipo episiotomía.


Además también tenemos otros aceites esenciales que nos pueden ayudar en casos de episiotomía como:

Os recomiendo aplicar 3 gotas de estos aceites localmente, 2- 3 veces al día


Para terminar, también comentaros que es imprescindible recuperar el suelo pélvico después del parto, y por ello os recomiendo

  • ejercicios de kegel
  • abdominales hipopresivos
  • bolas chinas

Bueno espero que os haya gustado tanto este estudio clínico, como a mí y como veis las plantas medicinales nos siguen sorprendiendo. ¡Piensa en verde!

Referencias:

Vakilian K, Atarha M, Bekhradi R, Chaman R. Healing advantages of lavender essential oil durina er:>isiotomy recovery: a clinical trial.comp1ernentrherc1in Pract. 2011 Feb;17(1):5O-3. doi: 10.1016/i,ctcp.2010.05.006. e,pub2010

Thorp Jr JM, Bowes Jr WA. Episiotomy: can its routine use be defended? American Journal of Obstetrics and Gynecology 1989;160:1027e30.

Burns E, Blamey C, Ersser SJ, Lloyd AJ, Barnetson L. The use of aromatherapy in intrapartum midwifery practice an observational study. Complementary Therapies in Nursing and Midwifery 2000;6:33e4.

Habanananda T. Non pharmacological pain relief in labour. Journal of Medical Association of Thailand 2004;87:194e202.

Staicov V, Chingova B, Kalaidjiev I. Studies on several lavender varieties. Soap, Perfumery & Cosmetics 1969;42:883e7.

Cavanagh HM, Wilkinson JM. Biological activities of lavender essential oil. Phytotherapy Research 2002;16:301e8.

Lis-Balchin M, Hart S. Studies on the mode of action of the essential oil of lavender (Lavandula angustifolia P. Miller). Phytotherapy Research 1999;13:540e2.

Categorie: Embarazo y lactancia, Salud femenina

perdid-orina

Pérdidas de orina después de embarazo

Pérdidas de orina después de embarazo

Buenos días, hoy nos ha llegado a visitar a la farmacia un representante-amigo de pañales y compresas para personas mayores. Y la visita ha sido muy curiosa, pues hablando nos contaba que hay un aumento de las compresas para pérdidas de orina, yo le he dicho: “ Claro, con la población tan mayor que tenemos, es lógico que vendáis más!” y nos ha dado una respuesta ¡¡que me ha dejado ojiplática!! Estaban vendiendo más sobre todo porque había muchas mujeres, que después de un embarazo tenían serios problemas con las pérdidas de orina. Luego me he parado un poco, ¡y no sé por qué me ha sorprendido tanto, pues a mí me pasó!

Veréis la incontinencia urinaria, es la pérdida sobre el control que uno tiene en su propia vejiga. Cuando se produce después de haber dado a luz, se llama incontinencia urinaria de esfuerzo, yo recuerdo toser o reírme ¡y tenía escapes de orina, aquello era terrible! Los escapes se producen al hacer alguna actividad física o de esfuerzo, como es coger algo de peso, toser, hacer ejercicio.

Se sabe que la vejiga y la uretra están sujetas por los músculos del suelo pélvico, además hay un músculo alrededor de la abertura de la vejiga, que se llama esfínter, que cuando está comprimido (cerrado) evita las pérdidas de orina, cuando se relaja (abre), la orina sale hacia el exterior. Todo esto lo hacemos de forma voluntaria, por ello es muy conveniente tener un buen tono muscular en estos músculos, porque cuando uno no lo tiene es cuando vienen los problemas, pues la orina pasará cuando se ejerza una presión sobre la vejiga (al toser, saltar, estornudar, reirse…). Yo aquella época la recuerdo muy LIMITANTE para mí, pues me agobiaba mucho, ¡no es para menos!, hasta que una amiga me habló de esto y de cómo lo controló.

Lo primero de todo para controlar las pérdidas de orina, es cambiar hábito y para ello:

  • NO aguantes, orina cuando sientas necesidad, SIEMPRE, esto reduce la cantidad de orina que gotea
  • NO estés estreñida, ya que empeora la incontinencia urinaria, toma fibra para evitarlo
  • Si tienes sobrepeso, ¡piérdelo! esto ayuda mucho
  • evita el picante y las bebidas carbonatadas, irritan mucho la vejiga y hace que se tenga más pérdidas de orina
  • entrena los músculos del suelo pélvico ¡¡ esto fue lo que yo hice!!

Hay dos formas para fortalecer los dicho músculos (yo utilicé las dos):

1. Los ejercicios de Kegel, son unos ejercicios que simulan el acto de orinar y luego contenerse. Hay que relajar y apretar ESOS  músculos que controlan el flujo de la orina. Para saber que se está haciendo correctamente, los médicos suelen decir que metas un dedo dentro de la vagina y aprietes como si quisieras contener la orina, luego relájalos y sentirás unos músculos que se mueven alrededor del dedo, ¡¡pues esos son los que forman el suelo pélvico!! No vale apretar los muslos, ni los del estómago, ni los de las nalgas. Los ejercicios hay que hacerlo 3 veces al día 10 veces cada vez  ¡¡es muy importante que no los hagas más!! Pues el exceso de ejercicios de suelo pélvico, te podría producir dolor al mantener relaciones sexuales o estreñimiento!!

Los ejercicios son:

  • aprieta los músculo y cuenta hasta 8, luego espera hazlo 10 veces
  • relaja el músculo y cuenta hasta 10, hazlo otras 10 veces
  • muy importante respirar profundamente y relajar el cuerpo mientras haces estos ejercicios

2. Los conos vaginales o como les llaman algunos las “bolas chinas” (¡¡ que no se os vaya la imaginación al libro “50 sombras de Grey” jajaja!!), veréis son unas bolas con peso (los hay de distintos tamaños y siempre se empieza por el más pequeño). Se introducen en la vagina, y una intenta “apretar” los músculos de la pelvis para tratar de sujetarlas, esto se hace dos veces al día unos 15 minutos, ¡¡parece fácil, pero os digo que no lo es!! Por lo menos al principio, se comienza a notar mejoría a partir de la 6 semana!!!

Bueno esto es todo por hoy, deciros que los ejercicios habrá que hacerlos de por vida, para tener un suelo pélvico de calidad y evitar perderlo, pero como iréis comprobando, ¡¡tan poco es para tanto!!

Piensa en verde, hasta el próximo día!

Referencias:

Kobashi KC. Evaluation and management of women with urinary incontinence and pelvic prolapse. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 71.

Resnnick NM. Incontinence. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 26.

Hashim H, Abrams P. Evaluation and management of men with urinary incontinence. In: Wein AJ, Kavoussi LR, Partin AW, Peters CA, eds. Campbell-Walsh Urology. 11th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 72.

Categorie: Embarazo y lactancia, Salud femenina