Tag : klebsiella-pneumoniae

farmaslink farmabeka alimenta tu zona íntima

Farmaslink: Alimenta tu zona íntima

Llega la temporada de verano y con ella las infecciones, cistitis, uretritis, prostatitis, ¿te suenan? Tu zona íntima está comprometida. Vaya fastidio

La infección no distingue a hombres de las mujeres. Para esto, todos somos iguales. La Escherichia coli o la Klebsiella pneumoniae, nos atacan por igual.

La cosa se complica pues también puede haber infección por hongos, la Cándida Albicans, Gadnerella también están presentes. Pero los tratamientos que tienes que utilizar, son distintos.

Las infecciones por bacterias se tratan con antibióticos y las infecciones por hongos con antifúgicos.

Pero el tratamiento que sí, tienen en común, ambas infecciones es el uso de probióticos.

Y hoy en el nuevo #Farmaslink nuestra compañera Rebeca Cuenca de Farmabeka tiene preparado un post en el que te explica

  • cómo son ambas infecciones
  • los tratamientos
  • las medidas preventivas
  • y de los maravillosos probióticos, que de forma natural, reequilibraran tu microbiota, para que ella misma, combata a estos microorganismos patógenos.

¡Qué no te amarguen el verano, las infecciones de orina!

Alimenta tu zona íntima

¡Piensa diferente, piensa en verde!

Leer todos los Farmaslink

Categorie: Posts de Colaboración

disbiosis

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

¡Holaaaaa!, el otro día le diagnosticaron, a una paciente de la farmacia disbiosis intestinal, ¡casi le da un infarto…disbiosis intestinal, qué “palabro”!. Tenía molestias en el estómago, estreñimiento, déficit de vitamina B12, dolor en las articulaciones, estaba cansadísima y tenía problemas para dormir.

Y vino para preguntarnos que es lo que era aquello de la disbiosis…  porque el médico, le había explicado cosas, pero no se enteró muy bien. ¡La pobre con los nervios!…

Y me pareció, que escribir sobre la disbiosis intestinal, sería un buen tema.

Pero antes.. ¿sabéis qué es la disbiosis intestinal?

Se trata, de una alteración de nuestra microbiota intestinal, esto va a producir o bien una disfunción en el metabolismo o una inflamación crónica. Hay mucha gente con disbiosis intestinal, ¡ pero no lo sabe!

Desgraciadamente por el tipo de vida que llevamos; la alimentación, antibióticos y el exceso de higiene, se produce una alteración en los organismos que componen nuestra microbiota intestinal; se sabe que tenemos un 85% de microbiota “buena” y un 15% de “mala” ¡pero es necesaria!

Nuestra microbiota está constituida por:

– microbiota residente normal: Enterococcus, Lactobacillus, Bifidubacterium , Bacteroides, E. coli entre otros.

– microbiota pasajera: E. coli lactosa negativa, Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae, Staphilococcus, Streptococcus,…

– Levaduras: como la Cándida Albicans.

– Mohos: Aspergillus sp

Todos viven en armonía en el intestino, existen más de 100 millones de bacterias que se dividen en más de 300 especies distintas. Todos ellos protegen la mucosa de la pared intestinal, que es la 1º barrera de defensa frente a microorganismos patógenos y sustancias tóxicas, pues van a desequilibrar la armonía en el ecosistema intestinal, en el que viven. ¡Y es entonces, cuando comienzan los problemas!; empieza a producirse un intestino permeable o disbiosis o también llamado leaky gut.


¿Qué ocurre cuando tienes disbiosis intestinal?

Las paredes de tu intestino funcionan, como una barrera selectiva, dejan pasar nutrientes y rechazan sustancias tóxicas (imagínatela, cómo si fuera un colador). Estos nutrientes deben de tener un tamaño adecuado para pasar, si tu intestino, está en óptimas condiciones, los nutrientes que superen ese tamaño no pasan, ¡pero si tienes disbiosis intestinal, SI que se van a colar! (tu colador tiene un agujero y va a dejar pasar partículas de mayor tamaño, del que debería).

Parece ser que la pared intestinal se encuentra dañada en un 80% de la población, por culpa de la alimentación que tenemos, el estrés, la excesiva ingesta de antibióticos y el medioambiente.

¿Y te preguntarás, cómo se pueden originar estos “agujeros” en la membrana de la pared intestinal, que causan la disbiosis?. Verás, todos sabemos que la pared intestinal está constituida por capas de células (imagínatela, como una pared de ladrillos, unidos por cemento), entre célula y célula se ha visto que existen unas uniones. El Dr. Alesio Fassano, descubrió la existencia de una proteína llamada ZONULINA, que le indica a estas uniones cuando debe de abrirse y cuando cerrarse, para que puedan pasar los nutrientes.

Cuando se produce demasiada Zonulina, estas uniones quedan abiertas y no son capaces de cerrarse, penetran moléculas que no deben de entrar, por su gran tamaño o por ser tóxicas. Estas moléculas pasan a tu torrente sanguíneo y desde allí son transportadas, hasta distintas zonas de tu cuerpo, como puede ser los cartílagos y huesos, la tiroides, el páncreas… Aquí el tema se empieza a complicar, pues tus células, encargadas de mantener nuestra inmunidad (macrófagos, células T, células B…) al detectar estas moléculas cómo cuerpos extraños, comienzan a atacarlas (también el órgano o el tejido donde se han depositado), desencadenando una hiperactividad inmune, la cual deriva en una respuesta inflamatoria totalmente inapropiada. Si esto persiste en el tiempo, se termina desarrollando las enfermedades autoinmunes como son la celiaquía, la tiroiditis de Hashimoto, la psoriasis, la artritis reumatoide, fibromialgias, diabetes mellitus 1


¿Qué puedes hacer para mejorar la disbiosis intestinal?

Está clarísimo por tanto, que una buena salud intestinal, va a condicionar mucho el desarrollo de las enfermedades autoinmunes y también de desarrollar una inflamación sistémica, por lo que desde la farmacia siempre propongo para mantener el estado de tu microbiota intestinal lo siguiente:

– uso de probióticos puede ser muy beneficios para los casos de la disbiosis, búscalos siempre que contengan cepas de Bifidobacterias y Lactobacilos (sobre todo la cepa L. rhamnosus, pues es la única cepa, capaz de anclarse al intestino) y utiliza probióticos SIEMPRE, después de haber tomado antibióticos o antiinflamatorios.

– el molibdeno es un oligoelemento, que protege a los lactobacilus de nuestra microbiota intestinal de oxidarse, por lo que favorece su equilibrio y buen funcionamiento

– toma L-glutamina, es un aminoácido, que interviene en la formación de proteínas. Es una fuente de energía para los linfocitos y las células intestinales, mejora la calidad de la mucosa intestinal, tiene una función antioxidante, e interviene en procesos inmunológicos (secreta inmunoglobulina A).

raíz de cúrcuma, este tiene un principio activo, llamado curcumina, que disminuye la inflamación y el estrés oxidativo


Además para controlar tu disbiosis SIEMPRE recomiendo cambiar de forma RADICAL los hábitos de vida como es:

NO consumas azúcares refinados, NI hidratos de carbono procedentes de grano (cereales), NI comida procesada, NI gluten (zonulina)

– aumenta el consumo de fruta y verdura, por su riqueza en fibra

– intenta llevar una vida con poco estrés, haz ejercicio, practica el yoga o el mindflullness

– evita la ingesta de antibióticos si NO SON NECESARIOS (recuerda que estos sólo son efectivos frente a infecciones producidas por bacterias, NUNCA frente a virus u hongos).

– realiza al menos dos veces al año una limpieza hepática, para disminuir la sobrecarga hepática. Puede ser que comas muy sano, pero nos rodean muchas sustancias tóxicas que están dispersas en el ambiente y pueden sobrecargar tu hígado

Bueno, creo que ya está claro lo que significa la disbiosis intestinal y todas las consecuencias que te puede acarrear si no se controla. Y espero que te sirva de mucha ayuda, los consejos y tratamientos naturales para controlarla.

¡¡Es bueno pensar en verde!! Hasta el próximo día

Referencias:

Wallace DJ, Hallegua DS Fibromyalgia: the gastrointestinal link.Curr Pain Headache Rep. 2004 Oct;8(5):364-8. Review.

PMID: 15361320

  1. Petersen and J. L. Round, “Defining dysbiosis and its influence on host immunity and disease,” Cell. Microbiol., vol. 16, no. June, pp. 1024–1033, 2014.
  1. Cerf-Bensussan and V. Gaboriau-Routhiau, “The immune system and the gut microbiota: friends or foes?,” Nat. Rev. Immunol., vol. 10, no. 10, pp. 735–744, 2010.

Escobedo G, López-Ortiz E, Torres-Castro I

La microbiota como agente inductor de la obesidad, la inflamación sistémica y la resistencia a la insulina Rev Invest Clin 2014; 66 (5)

Hrncir, et al. “Gut microbiota and lipopolysaccharide content of the diet influence development of regulatory T cells: studies in germ-free mice.,” BMC Immunol., vol. 9, no. 1, p. 65, Jan. 2008.

M.-A. von Schillde, et al. “Lactocepin secreted by Lactobacillus exerts anti-inflammatory effects by selectively degrading proinflammatory chemokines.,” Cell Host Microbe, vol. 11, no. 4, pp. 387–96, Apr. 2012.
J. L. Round and S. K. Mazmanian, “The gut microbiota shapes intestinal immune responses during health and disease.,” Nat. Rev. Immunol., vol. 9, no. 5, pp. 313–23, May 2009.

Categorie: Vida sana