Tag : panax-ginseng-c-a-meyer

inmunidad y 7 plantas medicinales

Inmunidad y 7 plantas medicinales

inmunidad y 7 plantas medicinales

Y de repente un tiempo terrible. Frío. Cambios bruscos de temperatura. Pasamos del frío al calor, en cero coma uno. Y tu inmunidad, comienza a bramarte pidiendo que hagas algo. Pero tú pasas. Llega el primer resfriado. Llega la infección de garganta. Incluso se repite la sinusitis tan terrible, que pasaste el año pasado.

¿Todavía no te has enterado, que debes mimar tu sistema inmunológico? ¿Todavía no sabes, que la 1º barrera de inmunidad está en tu intestino?

Bueno no es cierto, la 1º está en la piel, se llama inmunidad innata, uno nace con ella. La inmunidad del intestino, es la llamada adquirida. Cuando nacemos, a través del canal uterino, la adquieres a partir, de la de tu madre (digamos que es la “parte” de inmunidad, que nos ayuda a “tirar para adelante”, los primeros meses de vida). Por ello los bebes nacidos por cesárea, tienen más tendencia a tener dermatitis, alergias, cólicos. Porque no ha adquirido parte de esta microbiota.

A lo largo de tu vida, tu sistema inmunológico, va desarrollándose y mejorando, gracias a esta inmunidad adquirida.

Verás, cuando estás en contacto con una sustancia patógena (virus, bacterias, hongos, sustancias químicas nocivas, que son son los antígenos), éstas van a ser capaces de desencadenar en tu cuerpo una respuesta inmunitaria. Dando comienzo a la formación de células específicas (los linfocitos T y los linfocitos B), para este antígeno. Se produce siempre después del primer contacto. Y de esta manera, tu cuerpo, recordará durante toda la vida, que esa sustancia patógena, es mala para ti y hay que estar alerta con ella.

¿Y cómo lo hacen estas células? Pues de varias maneras

– los linfocitos B, al ver el cuerpo extraño se activan. Comienzan a producir una células llamadas, inmunoglobulinas. Estas se unen al antígeno, inactivándolo. Y produce tu respuesta inmunitaria.

– los linfocitos T, para actuar necesitan de otras células, llamadas macrófagos (estos destruyen sustancias tóxicas, porque los fagocitan, se los “tragan”). Los macrófagos, sintetizan unas proteínas, llamadas citoquinas, que son las responsables de regular su función. Consiguiendo, que los macrófagos actúen de mediadores. Los van a presentar al antígeno (sustancia tóxica). Entonces se produce la respuesta inmunitaria. Pero aquí puede suceder que:

  • se activan los linfocitos T helper Th (son colaboradores), que producen inflamación y aniquilan al antígeno.
  • si se activan los linfocitos T citotóxicos Tc, estos eliminan al macrófago que lleva el antígeno. Produciendo su muerte (apoptosis). Es el método que tu cuerpo utiliza, para deshacerse de células “anormales”, como pueden ser las células cancerosas.

¿Qué sucede cuando se ven por segunda vez estos linfocitos con los antígenos?

La respuesta que produce tu cuerpo, es rapidísima y pontentísima, gracias a tus ganglios linfáticos (amígdalas, timo, vasos linfáticos, bazo, médula osea, hay racimos de ganglios linfáticos en el cuello, axilas, ingles, mamas…). Allí se reconocen, filtran y combaten a los antígenos (virus, bacterias, sustancias tóxicas…).

Bueno, pues hasta aquí un poco de fisiología de tu cuerpo, para que entiendas cómo las plantas medicinales, pueden ayudar a tu sistema inmunológico.

Para empezar, las que yo destacaría por su acción sobre tu inmunidad, serían:

  • Raiz de Echinacea tenemos varias variedades Echinacea angustifolia, Echinacea pallida, Echinacea purpurea se usan tanto las raíces de esta planta, como la sumida florida de la E. purpurea. 

Esta planta medicinal estimula la producción de citoquina, que estimula la formación a sus vez, de linfocitos. Con esto se consigue una acción inmunomoduladora. Es decir, estimula o deprime al sistema inmunológico (actuando sobre los factores celulares), en función de si hay infección o no. Se ha visto que las drogas constituidas por raíz de echinacea, son muy potentes frente a virus. Por ello, te lo recomiendo para reducir los síntomas de gripes y resfriados; para tratar herpes, pues van a impedir el crecimiento del virus, y la producción de citoquinas proinflamatorias. Úsalo, cómo preventivo de infecciones.

Te recomiendo su uso durante 8 semanas y luego descansa otras 8, para volver a empezar un nuevo tratamiento. Trata de buscar productos con extractos estandarizados de echinacea, son más potentes, con menos dosis.

Por cierto. Si tienes una enfermedad autoinmune, o tienes un tratamiento con inmunosupresores o tienes una enfermedad en la que tus niveles de leucocitos están muy altos, NO lo utilices.

  • Raiz de Uña de gato Uncaria tomentosa tiene una acción antiinflamatoria y estimulante sobre tu inmunidad. Te lo aconsejo también, por su acción antiviral, que regula la producción de linfocitos. Aumenta actividad fagocítica de los macrófagos y se aumenta la producción de linfocitos T.

También (¡Dios no lo quiera!), lo podrías utilizar, tras un tratamiento de quimioterapia. Pues se ha demostrado en numerosos estudios, que tiene un efecto citostático, es decir, retrasa o detiene el crecimiento de células (incluso las cancerosas), sin destruirlas (los estudios que se están realizando a día de hoy son muy esperanzadores, pero hay que seguir investigando).

¿Sabías que a dosis muy altas la raíz de uña de gato, es un anticonceptivo? Y todo esto es gracias a que en su composición hay un grupo de moléculas como son los alcaloides oxindolicos y los tetracíclicos.

  • Ajo Allium sativum tiene un efecto antimicrobiano y antifúngico. Se sabe desde la antigüedad, de esta propiedad. También te lo recomiendo, pues en distintos estudios, se ha demostrado su capacidad para aumentar el número de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, produciéndose una liberación del interferon-gamma. Todas estas acciones hacen que aumente tu inmunidad.
  • Raiz de Ginseng Panax ginseng C.A. Meyer es un adaptógeno, es decir cuando tu estás estresado (ya sea por estrés mental, por estrés ”corporal”, a consecuencia de una enfermedad, o sufres estrés “por el medioambiente”, por que hace mucho frío, o mucho calor…) gracias a al raíz de ginseng, tu cuerpo se “repone”, haciendo frente de forma muy eficaz a dicho estrés. También tiene una acción inmunomoduladora, por lo que mantendrá a tu alerta sistema inmunológico.
  • reishi Ganoderma lucidum. se utiliza como coadyuvante en tratamientos en cánceres de pulmón y cómo preventivo del cáncer colo-rectal. Estimula tu inmunidad, sin producir toxicidad, ni efectos secundarios.
  • Cordiceps o gusano de invierno Ophiocordyceps sinensis si tienes la desgracia de tener un cáncer, te recomiendo como inmunoestimulante el cordiceps. Se toma conjuntamente con la quimioterapia. De esta manera aumentarás tu resistencia física e inmunitaria. Búscalo en forma de extracto, pues necesitaras menos dosis, al ir muy concentrados.
  • aceite esencial ravintsara cinnamomum camphora este aceite esencial me parece maravilloso, a parte de ser un magnífico expectorante, te lo recomiendo como estimulante del sistema inmunológico. Frente a infecciones por virus o bacterias, es muy eficaz. Ponte una gota todas las mañanas en las muñecas, y haz respiraciones profundas, inhalandolo.

Aquí están las plantas medicinales, que mejor le van a tu inmunidad. ¿Las vas a probar? ¡Piensa diferente, piensa en verde!

Referencias bibliográficas:

fitoterapia.net

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Arteche A, Vanaclocha B, Güenechea JI. Fitoterapia (3.ª edición). Vade-mecum de prescripción. Plantas medicinales. Barcelona: Masson; 1998.

Bruneton J. Elementos de fitoquímica y de farmacognosia. Zaragoza: Acribia; 2001.

Cayunao C, Erazo S, Backhouse N, Bachiller L, Zaldívar M, García R.

Estudio de la actividad antimicrobiana de un alcaloide oxindólico y actividad antioxidante de diferentes extractos de Uncaria tomentosa

(Willd.) DC. Revista de Fitoterapia. 2004;2:152-4.

Peris JB, Stübing G, Vanaclocha B. Fitoterapia aplicada. Valencia: MICOF Valencia; 1995.

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Ha KC, Kim MG, Oh MR, Choi EK, Back HI, Kim SY, et al. A placebo-controlled trial of Korean red ginseng extract for preventing influenza-like illness in healthy adults. BMC Complement Altern Med. 2012; 12: 10. doi: 10.1186/1472-6882-12-10.

Gill BS, Navgeet, Mehra R, Kumar V, Kumar S. Ganoderic acid, lanostanoid triterpene: a key player in apoptosis. Invest New Drugs. 2018; 36 (1): 136-143. doi: 10.1007/s10637-017-0526-0.

Categorie: Vida sana

antidiabeticos naturales

Diabetes y 7 mejores plantas para tratarla

Diabetes y 7 mejores plantas para tratarla

Hola a todos, os voy a contar el caso de un paciente, que llegó el otro día a la farmacia y me dijo “ dame alguna de tus plantas, para tratar el azucar”, yo me quedé un poco extrañada y le pregunté “ ¿me está pidiendo un antidiabético natural, no?”, “¿un quéeeeee?, bueno yo sólo quiero una planta, para dejar de tener la sangre dulce”, me contestó. ¡No solté la carcajada, porque me contuve, pero me tuve que meter a toda pastilla en la rebotica porque no podía aguantar más la risa!”, ¡No se puede expresar de una forma más gráfica una enfermedad como la diabetes!

La verdad es que a nuestro paciente, le dijimos que tenía que cambiar los hábitos alimenticios, hacer todos los días ejercicio y le dimos una de nuestras “plantas antidiabéticas”, como curiosidad, comentaros que nuestro paciente mejoró mucho.

Todos conocemos a alguien, que es diabético, ¿pero sabes realmente qué ocurre en tu cuerpo? Y ¿sabías que la diabetes mellitus es una enfermedad que se estima, afecta al 10,4% de adultos en el año 2017?

Para empezar, explicaros que después de comer los niveles de glucosa en sangre aumentan (por los alimentos que comemos), a esto se le llama glucemia. Esto hace que el páncreas produzca insulina. La insulina es una hormona que funciona como una especie de “llave”, abre las células a la glucosa que entra dentro de ellas y  produzcan energía. También gracias a la insulina almacenamos los excesos de glucosa en forma de grasa en el tejido adiposo, por si algún día nuestro cuerpo no dispone de “comida” comienza a tirar de esta “despensa” (¡así se comienzan a formar los dichosos michelines, la celulitis y la piel de naranja!).

La diabetes se produce cuando nuestro organismo no produce insulina en cantidad necesaria, por lo que en nuestra sangre, hay unos niveles de glucosa excesivos (hiperglucemia), el que esto se produzca un día ¡no es muy grave! El problema es cuando esto se produce de forma sostenida en el tiempo, el exceso de glucosa en sangre hace que empiecen a funcionar mal algunos órganos y se termina produciendo daños a largo plazo en los ojos, riñones, en el corazón, en el sistema circulatorio, (por ello a los diabéticos, les cuesta mucho que le cicatricen las heridas) y otro de los problemas es que nuestras células no pueden utilizar esta glucosa y se quedan sin energía, por eso los diabéticos antes de ser diagnosticados, están siempre exhaustos, adelgazan…


La naturaleza nos da una serie de plantas antidiabéticas que nos pueden ayudar a controlar la glucosa en sangre, solo vamos a tratar la diabetes NO insulino dependiente. Y las más importantes son:


aceite esencial geranio rosat var Bourbon os recomiendo poner una gota de este aceite esencial en la lengua después de cada comida. Este aceite ayuda controlar la diabetes disminuyendo los niveles de glucosa en sangre, restablece el equilibrio hormonal y colabora en la regulación del metabolismo de la glucosa.

aceite esencial de canela se obtiene por destilación de vapor de agua a baja presión de las hojas y ramas del  Cinnamomum cassia. El aceite esencial de canela, hace que nuestro cuerpo responda frente a la glucosa, estimulando a los receptores del páncreas, haciendo que este empiece a trabajar correctamente, reduciendo los niveles de glucosa en sangre

extracto de yema de nogal Juglans regia L. se ha visto en estudios clínicos que con la yemoterapia a base de nogal tiene una actividad antidiabética, se ha constatado que se produce una reducción en los niveles de glucemia basal y hemoglobina glicosilada (es la medida de los niveles de glucosa que hemos tenido en los tres meses anteriores a la medida), se produce un aumento de la insulina. Tomar de 5 a 15 gotas al día son suficientes para controlar la diabetes.

– hojas de Stevia Stevia rebaudiana Bertoni se ha demostrado que 1 gr de hojas de stevia al día en infusión es un potentísimo antidiabético. En ensayos clínicos se redujo los niveles postpandriales (los niveles de glucosa después de haber comido) en un 18% y aumenta el índice insulinogénico (concentración insulina/glucosa) en un 40%. No hay efectos secundarios destacables, muy rara vez al iniciar el tratamiento se ha producido nauseas, plenitud abdominal pero terminan desapareciendo con el uso.

raiz de ginseng  Panax ginseng C.A. Meyer ¡No me cansaré nunca de pregonar a los 7 vientos las magníficas propiedades de los adaptógenos! Aparte de ayudarnos a recuperaranos, la raíz de Ginseng tiene una actividad antidiabética, pues va a bajar los niveles de glucosa, ¿Pero cómo lo hace? Pues veréis, el Ginseng aumenta la secreción de insulina y regula la formación de glucógeno (esto son depósitos de glucosa) en el hígado. La raíz de ginseng, actúa en los islotes de Langerhans del páncreas, aumentando la formación de insulina.

semillas de lino Linum usitatissimum L. en varios ensayos clínicos se ha constatado que la administración de 10 g de semillas pulverizadas durante 30 días a los diabeticos tipo II, disminuyó los niveles de glucemia basal (la glucosa que tenemos después de haber estado 8 horas sin comer) un 19,7%, la hemoglobina glicosilada descendió un 15,6%, además también hubo resultados muy llamativos en la disminución del colesterol total un 14,3%, triglicéridos 17,5% y LDL colesterol 21,8%.

Si decides tomar estas semillas es necesario que cuando las tomes, las acompañes con abundante agua. Cuando utilices las semillas de lino hay que tener cuidado, pues si se administran junto a medicación pueden retrasar la absorción de estos, por ello os recomiendo que los toméis con horas de separación las semillas de lino con la medicación habitual que utilicéis.

– extracto estandarizado de hoja de olivo su efecto de disminuir la glucosa en sangre se ha demostrado en varios estudios clínicos donde 500 mg al día del extracto de hoja de olivo (estandarizado en oleoeuropeósido y en hidroxitirosol), produjo una disminución muy significativa de la glucemia basal y de la hemoglobina glicosilada (HbA1c), la EMA (asociación Europea del medicamento) aprueba su uso para tratar diabetes.

Para concluir, quiero destacar que las personas con diabetes SIEMPRE DEBEN seguir las pautas del médico (alimentación SALUDABLE, mucho ejercicio), ¡y las plantas nos pueden ayudar a ir bajando los niveles de glucosa en sangre! Pero JAMÁS nos quitaremos medicación, ni la disminuiremos sin consultar con el especialista. Además si estos antidiabéticos naturales se toman con constancia, os aseguro que los niveles de glucosa bajan y controlamos la diabetes, en la farmacia tenemos varios casos de éxito.

¿Y tú te atreves a pensar en verde?


Referencias:

Fitoterapia.net

Mathers CD, Loncar D. 1 Projections of global mortality and burden of disease from 2002 to 2030. PLoS Med, 2006, 3(11):e442.

Rios JL, Schinella GR, Francini F. Productos naturales para el tratamiento de la diabetes (1): Mecanismos de acción. Revista de Fitoterapia 2016; 16 (1): 17-31.

Rios JL, Schinella GR, Francini F. Drogas vegetales para el tratamiento de la diabetes (II): ensayos clínicos. Revista de Fitoterapia 2016; 16 (2); 101-121.

Asadi-Samani M, Moradi MT, Mahmoodnia L, Alaei S, Asadi-Samani F, Luther T. Traditional uses of medicinal plants to prevent and treat diabetes; an updated review of ethnobotanical studies in Iran. J Nephropathol. 2017; 6 (3): 118-125. doi: 10.15171/jnp.2017.20.

Gregersen S, Jeppesen PB, Holst JJ, Hermansen K. Antihyperglycemic effects of stevioside in type 2 diabetic subjects. Metabolism 2004; 53 (1): 73-76.

Oh MR, Park SH, Kim SY, Back HI, Kim MG, Jeon JY, et al. Postprandial glucose-lowering effects of fermented red ginseng in subjects with impaired fasting glucose or type 2 diabetes: a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical trial. BMC Complement Altern Med. 2014; 14: 237. doi: 10.1186/1472-6882-14-237.

Mani UV, Mani I, Biswas M, Kumar SN. An open-label study on the effect of flax seed powder (Linum usitatissimum) supplementation in the management of diabetes mellitus. J Diet Suppl 2011; 8 (3): 257-65. doi: 10.3109/19390211.2011.593615.

De Bock M, Derraik JG, Brennan CM, Biggs JB, Morgan PE, Hodgkinson SC, et al. Olive (Olea europaea L.) leaf polyphenols improve insulin sensitivity in middle-aged overweight men: a randomized, placebo-controlled, crossover trial. PLoS One. 2013;8(3):e57622. doi: 10.1371/journal.pone.0057622.

Categorie: Vida sana