Tag : resveratrol

7 razones para usar estos antioxidantes naturales contra radicales libres

7 razones para usar estos antioxidantes naturales

7 razones para usar estos antioxidantes naturales contra radicales libres

¿Por qué usar antioxidantes naturales?… qué tontería. Ya me quieren vender la moto. Seguro que lo estás pensando. Pero los antioxidantes, son supernecesarios. Y aunque tú no lo creas, los estas incorporando a tu cuerpo, todos los días. Aunque quizás no en las cantidades adecuadas.

Para entender el funcionamiento de los antioxidantes. Te tengo que presentar, a tus amigos, los radicales libres. Imagínatelos, como un grupo de “jovenzuelos gamberros”. Que se pasan todo el día, armando follón y haciendo de las suyas. ¡Pues sí! Así son, tus radicales libres.

Los radicales libres, son átomos que tienen un electrón desapareado en su órbita más externa. Esto les hace ser muy inestables. Más reactivos. Entonces, estos átomos, van tratando de “robar” algún electrón a las moléculas de sus alrededores, para alcanzar ellos la estabilidad. Por eso son unos “gamberros”.

Todo esta inestabilidad, produce cambios NO DESEADOS. Por ejemplo hace daño a tu ADN, destruye proteínas y lípidos, presentes en tus células y tejidos. Para que lo entiendas bien, todo estos destrozos, hacen que se acelere el envejecimiento celular, en tu cuerpo. Y no sólo que salgan arrugas, se manche la piel o la tengas flácida. También pues desarrollar enfermedades cardiovasculares, producen inflamaciones, diabetes… ¡casi “na”!

Los radicales libres, se pueden formar, a partir de muchas moléculas. Pero las peores, son las que vienen,  de las moléculas de oxígeno.

Se sabe, que el oxígeno es una molécula con dos electrones no apareados en su órbita externa. Por tanto es muy inestable y reactiva.

Por el hecho de respirar, estás introduciendo moléculas de oxígeno en tu cuerpo (O2), sin las cuales, además la vida es inviable. El oxígeno es un desestabilizador, pues aumenta, los mecanismos de oxidación que se producen en las células. Aquí tenemos a las especias reactivas del oxígeno (ERO´s), las que producen todo esto. Como son el peróxido de oxígeno (H2O2) o el hipoclorito. También existen especies reactivas de nitrógeno (ERN´s).

Pero no sufras, tu organismo ha desarrollado artimañas, para minimizar los destrozos ocasionados por estos “gamberros”. Son unas enzimas, que inactivan a los radicales libres. Tenemos:

  • SOD superoxidodismutasa
  • la catalasa
  • y la glutation peroxidasa

También tenemos moléculas que nos da la naturaleza como son:

  • las vitaminas antioxidantes, aquí está la vitamina C
  • los betacarotenos
  • la catequinas del té
  • el resveratrol de la uva

Pero no nos adelantemos.

En 1969 McCordy y Fridovich, descubrieron las antioxidantes naturales. Descubrieron las SOD (superoxidodismutasa). Vieron que eran unas moléculas, que protegían tus células, de estos “desalmados” radicales libres.

Pero no todo es malo en estos radicales libres. Si son producidos de manera regular, ayudan a mantener y recuperar la homeostasis. Es decir, ayudan a tu cuerpo, a mantener y regular sus condiciones internas. Para conservar tu salud. Te destaco:

  • la generación de energía dentro de la mitocondria
  • la desintoxicación de sustancias tóxicas (metales pesados, drogas, pesticidas…)
  • matan a tus células defectuosas o “viejas”
  • eliminan a los microorganismos, que pueden producirte alguna alteración en tu cuerpo y etc

El problema es cuando hay un exceso de producción de estos radicales libres. Entonces se produce un desequilibrio en tu cuerpo, entre las moléculas oxidantes y los antioxidantes. A este proceso, se le llama estrés oxidativo.

Los factores que producen estrés oxidativo son:

  • metales pesados
  • xenobióticos (sustancias tóxicas, procedentes del medio ambiente)
  • dietas hipercalóricas
  • dietas con insuficiente ingesta de antioxidantes (fruta y verdura)
  • procesos inflamatorios
  • traumatismos
  • isquemia

Todo esto, produce un aumento de los radicales libres en tu organismo. Si no lo controlas. Los efectos en tu organismo pueden ser devastadores.

  1. envejecimiento prematuro (arrugas, flacidez, cataratas… )
  2. efectos cardiovasculares (infartos, arterioesclerosis…)
  3. diabetes mellitus y resistencia a la insulina
  4. neuropatías (parkinson, alzheimer, esclerosis múltiple)
  5. alteraciones renales (hipertención renal, toxicidad renal)
  6. hepatitis
  7. daños inflamatorios autoinmunes (lupus, enfermedad autoinmune, artritis reumatoide, vasculitis…)

¿Y cómo los puedes controlar? Fácil. Con antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias que protegen a tus células de los radicales libres. Neutralizándolos. Pues van a impedir que se produzca las reacciones de oxidación, que destruyen a tus células. Es decir, van a impedir que estos radicales libres secuestren un electrón y produzcan una situación de inestabilidad.

Como antioxidantes naturales, tienes:

  • vitamina C yo te lo recomiendo SI o SI. Es una de las vitaminas, que hay que aportar. Actúa como un antioxidante. Impidiendo los daños que los radicales libres, pueden hacer a tus células. Además está implicado en la síntesis de colágeno. Tu piel lo va a notar una barbaridad.. También ayuda a la absorción del hierro. Protege tu sistema cardiovascular. Ayuda a la conservación de huesos y tejidos como piel, tendones, vasos sanguíneos, ligamentos. Acelera la cicatrización de heridas.
  • betacarotenos son pigmentos vegetales. Conocidos como provitamina A. En el hígado se transforma en vitamina A. Actúan como antioxidantes. Evitan, que los radicales libres que se producen por culpa de las radiaciones solares, dañen el ADN de tus células y por ello se acelere el envejecimiento.
  • ubiquinol (coenzima Q10H2) esta molécula, es fundamental, para tus mitocondrias y para los lisosomas. Las mitocondrias son unos orgánulos, que produce energía. Es el ATP. Mantiene las células vivas. Tus lisosomas, son los orgánulos encargados de degradar, los productos que ya no son útiles para tu célula y pueden llegar a ser tóxicos para ella. En todos estos procesos, hay una gran formación de radicales libres (ROS). El ubiquinol, impide que las grasas, se enrancien dentro de tu cuerpo, ¡y te la líen parda! Como podría ocurrir. Dañando tus células y tus tejidos. Desarrollando inflamación y alterando el funcionamiento de los mismos.
  • Hoja de té verde o Camellia Sinensis, Es rico en unas sustancias llamadas epigalocatequinas galato y ácido gálico. Estas son las que tienen un poder antioxidante. 2,2 gr por taza. Para obtener la máxima cantidad de catequinas sólo tienes que dejarlo reposar unos 3 minutos. Busca el té de CALIDAD o búscalo en extracto estandarizado.
  • Pino marítimo. Pycnogenol tiene una capacidad antioxidante, excepcional. Aparte de disminuir los dolores.
  • reishi Ganoderma Lucidum es un hongo maravilloso. Impide que los radicales libres, hagan de las suyas en tu cuerpo. Reishi es un antioxidante, que se ha demostrado, retrasa el envejecimiento. Por ello le llaman el hongo de la “eterna juventud”. Además de esta propiedad, es un estimulante inmunológico. Adaptógeno. Protege tu hígado.
  • resveratrol, procedente de la uva. ¿a qué has oído hablar de las cremas de belleza formuladas con resveratrol? Pues es por esto. Por ser un potente antioxidante. Previene que tu piel envejezca antes de tiempo. Retrasando la aparición de arrugas y la flacidez.
  • Astaxantina, otra  sustancia, conocida por sus propiedades antioxidantes. Es un pigmento que viene del alga Haemotococcus Pluvialis. Cuando sus condiciones son adversas, como la sequedad extrema y mucha luz solar, ésta produce un pigmento – la astaxantina. Y lo hace, para proteger el núcleo de su células de los radicales libres, que se producen por los rayos UV. Pues en tu organismo, funciona igual. Como un antioxidante, que protege a tu ADN.

¿Aún piensas, qué te estoy vendiendo la moto? Piensa diferente. Piensa en verde

Referencias:

Fernández, J. M., Da Silva-Grigoletto, M. E., & Túnez-Fiñana, I. Estrés oxidativo inducido por el ejercicio. Revista andaluza de medicina del deporte. 2009;2(1):19-34.

Velauthapillai N1, Barfett J1, Jaffer H1 Antioxidants Taken Orally prior to Diagnostic Radiation Exposure Can Prevent DNA Injury.J Vasc Interv Radiol. 2017 Mar;28(3):406-411. doi: 10.1016/j.jvir.2016.10.022. Epub 2016 Dec 26.

Del Castillo, V. (200). Antioxidantes, Radicales Libres y ejercicio. EFDeportes.com, Revista Digital. Buenos Aires, Año 5 – N° 23 – Julio 2000. http://www.efdeportes.com/efd23/radic.htm

J.L Rios, G.R.Schinella Los antioxidantes en la encrucijada: mitos y realidades. Revista de fitoterapia volu14,nº2,diciembre 2104

Young JF1, Dragstedt LO, Haraldsdóttir J, Green tea extract only affects markers of oxidative status postprandially: lasting antioxidant effect of flavonoid-free diet. Br J Nutr. 2002 Apr;87(4):343-55.

Baralic I1, Djordjevic B, Dikic N,Effect of astaxanthin supplementation on paraoxonase 1 activities and oxidative stress status in young soccer players.  Phytother Res. 2013 Oct;27(10):1536-42. doi: 10.1002/ptr.4898. Epub 2012 Nov 28.

Cör D, Knez Ž, Knez Hrnčič M. Antitumour, antimicrobial, antioxidant and antiacetylcholinesterase effect of Ganoderma lucidum terpenoids and polysaccharides: A Review. Molecules. 2018; 23 (3). pii: E649. doi: 10.3390/molecules23030649.

Categorie: Vida sana

como detoxificar tu higado

¿Por qué detoxificar tu hígado naturalmente?

¿Por qué detoxificar tu hígado naturalmente?

Tu hígado es uno de los órganos más importantes que tienes en el cuerpo. ¿Por qué lo cuidas tan poquísimo? Lo que comes. Lo que bebes influye muchísimo en él.

¿Te has planteado alguna vez, cómo ayudarle? ¿Detoxificarlo? Desgraciadamente, todavía hay personas que se empeñan en decir, que es una tontería, pero te voy a demostrar el por qué. Y es fundamental. Tú decides luego.

Tu hígado, tiene una serie de células llamadas hepatocitos, las cuales entre sus funciones se encuentran:

filtrar la sangre. Filtran más de 1’5 litros por minuto de endotoxinas o xenobióticos (residuos procedentes de la célula, que se producen, cuando éstas se rompen), glóbulos rojos en mal estado, sustancias tóxicas procedentes de la dieta, medicamentos, alcohol… etc. De esta manera, desintoxica tu organismo de las sustancias que pueden hacerte mucho daño.

almacenar glucógeno (es una reserva energética), grasas, vitaminas y hierro

sintetizar:

  • proteínas y lipoproteínas (como el colesterol y los triglicéridos, que son necesarios para ti, siempre a unos niveles razonables)
  • hormonas esteroideas (estrógenos, cortisol y aldosterona) y tiroideas (tiroxina).
  • bilis, aquí las sustancias tóxicas, que han sido atrapadas durante el filtrado, son transportadas, hasta el intestino para ser excretadas. Decirte, que si no hay aporte de fibra, estas toxinas son trasformadas por bacterias intestinales y reabsorbidas. ¡Mira tú, qué maravilla de cuerpo tenemos!

– es capaz de almacenar, hasta un litro de sangre de más, cuando se produce una insuficiencia cardíaca (derecha).

– activar la vitamina D entre otras funciones…

Tu hígado también tiene unas células llamadas células de Kupffer. Son las que atrapan a las bacterias y eritrocitos, que están en “mal estado”. Y las quitan de en medio, para que no te puedan perjudicar.

Pero de todas sus funciones, nos vamos a quedar con la de detoxificación.

Verás, a tu hígado llegan sustancias tóxicas (xenobióticos), procedentes de los alimentos que has comido o que has bebido o simplemente un fármaco que has tomado (soy muy repetida, pero esto tiene que quedar clarísimo). Son sustancias que van en tu sangre. Allí son neutralizadas, estos xenobióticos y son preparadas para ser eliminadas. A este proceso, se le llama, detoxificación.


La detoxificación consta de dos fases y aquí juegan un papel muy importante, unas sustancias, llamadas enzimas y los cofactores, que activan a estas enzimas. En estas dos fases, básicamente, se hace que las sustancias tóxicas (xenobióticos), que son insolubles en agua sean solubles en ella, para que puedan ser eliminadas con facilidad.

Fase I. Activación.

Aquí lo que tu hígado hace es neutralizar directamente a las toxinas. Como resultado de estas reacciones, se produce la formación de gran cantidad de radicales libres y metabólicos intermedios. Estos, son muchos más tóxicos, que los iniciales. Pero serán eliminados en la siguiente fase, ¡qué no cunda el pánico!

En esta fase de detoxificación, participa el citocromo P450. Es un conjunto de 50 a 100 enzimas. Varían de unas personas a otras. Es de cajón, que para evitar daños, tu cuerpo necesita “antioxidantes”. Capaces de evitar que estos radicales libres y metabólicos intermedios, puedan hacer de las suyas.

Entre estos antioxidantes, encontramos:

  • la enzima glutatión peroxidasa (GSPX). Se encuentra en muchos órganos de tu cuerpo, impidiendo que estos radicales libres, campen a sus anchas y puedan desarrollar una enfermedad. La glutation peroxidasa, es una enzima selenio dependiente, por lo que te aconsejo, que te suplementes con alimentos ricos en selenio o complementos nutricionales, para que tenga esta enzima, una ayudita y funcione como es debido.
  • la vitamina C, es importantísima. ¿Sabías qué tu cuerpo no puede producir vitamina C, ¡ni almacenarla!? Es un potente antioxidante, por lo que te evita los daños que los radicales libres pueden hacer, en tus células. Ayuda a eliminar metales pesados de tu organismo y toxinas procedentes de medicamentos (reduciendo los efectos negativos de estos).
  • los betacarotenos, son pigmentos vegetales (se encuentran en las zanahorias, calabaza, brocoli, pimientos) llamados también provitamina A y en tu hígado se transforma en vitamina A. Lo curioso de estas sustancias es que actúan como antioxidantes.
  • la superoxido de dismutasa SOD es un enzima que tienes en tu cuerpo. Es el antioxidante más potente, que hay en él. También tiene una acción antiinflamatoria. La SOD ayuda a tu cuerpo a usar minerales como el zinc, el cobre y manganeso. ¿Sabes que tus niveles de SOD, disminuyen mucho con la edad? El problema es que los alimentos que contienen SOD, (brócoli, col, trigo…), al pasar por el estómago, los jugos gástricos, la destruyen. Pero, si tomas el SOD combinada con una proteína, llamada gliadina, es capaz de llegar perfectamente hasta el intestino delgado, donde será absorbida.
  • el resveratrol es un antioxidante. No lo puedes producir, por lo que es interesante que lo aportes a través de tu dieta (en la piel de las uvas rojas, las grosellas, las moras … ) o por suplementos nutricionales.
  • la Vitamina E

Fase II. Detoxificación. 

En esta fase se actúa sobre las toxinas, neutralizándolas. Aquí se producen unas conjugaciones (uniones) con los xenobióticos. Haciendo que estos  sean solubles en agua. Y por tanto, desde este momento es muy fácil su eliminación a través de la orina o la bilis. Estas conjugaciones están impulsadas por una serie de enzimas. Las cuales, para funcionar, necesitan unas sustancias llamadas cofactores.

esquema-detoxificacion-higado

Para que lo entiendas bien, tenemos 6 reacciones que son:

  • conjugación con glutation, las sustancias que se necesitan para que esta enzima funcione, son la vitamina C, metionina, vitamina B6, selenio, son los llamados cofactores
  • conjugación con aminoácidos, los cofactores son taurina, glicina, arginina, glutamina… para activar a las enzimas de esta reacción
  • acetilación los cofactores son la vitamina C, B1, B5
  • metilación los cofactores son la metionina, colina, vitamina B6, B9 y B12
  • sulfoconjugación los cofactores son cisteina, vitamina B6, taurina.
  • glucuronidación aquí intervienen taurina, cisteina, metionina…

Todo esto sucede, si además hay suficiente energía y magnesio. De locos.

Verás hay personas que tienen una fase I muy activa y una fase II muy lenta, por lo que la detoxificación, es malísima.

¿Cómo puedes intuir que eres un mal detoxificador? ¿Te sienta mal un pelín de alcohol? ¿Una dosis mínima de medicamento te intoxica? O simplemente después de comer, comienzas con dolor de cabeza o dolor articular y/o muscular.

¿Estás muy cansado? ¿Te molestan muchísimo los olores? Puedes sospechar que tu hígado no detoxifica bien.


Y en este momento te estás preguntando, ¿cómo puedo detoxificar mi hígado?

Pues lo que puedes hacer es:

1. aportando los distintos cofactores en los alimentos en tu dieta, o con suplementos nutricionales de calidad.

  • como el magnesio, zinc, cobre, manganeso.
  • para ayudar en la fase I, con vitaminas B6, B12, el brócoli, el resveratrol, el selenio, la vitamina C, la taurina,… son fáciles de encontrar
  • para ayudar en la fase II, taurina, glicina, cisterna, metionina, glutamina
  • antioxidantes como el té verde, el resveratrol, lo betacarotenos, vitamina C, selenio, zinc, ubiquinol (coenzima Q10)

2. utilizando plantas medicinales hepatoprotectoras como son el desmodium, el fruto del cardo mariano, reishi y las hojas de la alcachofa.

3. usando plantas medicinales depurativas, que ayudan a la formación de bilis como el aceite esencial de limón, hoja de alcachofa, raíz y sumida de diente de león, hoja de boldo, raíz de cúrcuma, raíz de rábano negro, aceite esencial de romero quimiotipo verbenona.

Tu hígado es único. Aquí te he dado 7 razones para cuidarlo. Decirte que su capacidad de regeneración, ¡es increible! Se regenera a partir de sus hepatocitos, células de kupffer… SANAS. Si no están bien, su capacidad de regeneración disminuye drásticamente. Detoxificalo. Ayúdale a estar en perfecto estado.

¡Piensa diferente, piensa en verde!

Referencias:

fitoterapia.net

Bello, J. y López de Cerain, A. (2001) Fundamentos de ciencia toxicológica. Capítulo 9. Ed. Diaz de Santos. Madrid.

Muanda, F. N. et al. (2011) Chemical Composition and, Cellular Evaluation of the Antioxidant Activity of Desmodium adscendens Leaves. Evid Based Complement Alternat Med. Volume 2011, Article ID 620862, 9 pages.

N guyen, D. et al. (2014) Effect of increasing glutathione with cysteine and glycine supplementation on mitochondrial fuel oxidation, insulin sensitivity, and body composition in older HIV-infected patients. J Clin Endrocrinol Metab. Jan; 99(1): 169-77.

Diamond, A. M. (2015) The Subcellular Location of Selenoproteins and the Impact on Their Function. Nutrients, 7, 3938-3948. 11. Ribas, V. et al. (2014). Glutathione and mitochondria. Frontiers in Pharmacology. Volume 5, Article 151.

Madrigal, E. et al. (2014) Review of natural products with hepatoprotective effects. World J Gastroenterol. 20(40): 14787-14804.

Velauthapillai N1, Barfett J1, Jaffer H1 Antioxidants Taken Orally prior to Diagnostic Radiation Exposure Can Prevent DNA Injury.J Vasc Interv Radiol. 2017 Mar;28(3):406-411. doi: 10.1016/j.jvir.2016.10.022. Epub 2016 Dec 26.

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). Final European Union herbal monograph on Silybum marianum (L.) Gaertn., fructus. Doc. Ref.: EMA/HMPC/294187/2013. Adopted: 19/9/2018.

Guan, Y. S. y He, Q. (2015) Plants Consumption and Liver Health. Evid Based Complement Alternat Med. Volume 2015, Article ID 824185, 10 pages.

Categorie: Vida sana