Tag : acido-oleico

receta de la semana en blanco banner

Receta: Restaura tu flora intestinal

Muy buenas, queridos lectores! Qué bien veros por aquí otra vez en este tan especial para todos….este maravilloso Viernes! Síííí, chocad estos cinco

max-width=

Otra semana laboral superada y con ella otra semana de posts publicada! Y qué posts! El tema de cuidar la flora intestinal ya se ha publicado más de una vez en nuestro Blog, pero no nos casamos de seguir hablando y contando cosas nuevas sobre nuestra microbiota, por que al fin y al cabo si quieres cuidar de tu salud, tienes que empezar por cuidar de tu intestino. ¿Sabías que tenemos diferentes tipos de microbiota y que cada una tiene sus funciones? Para conocerlas todas os recomiendo leer el siguiente post:

¿Por qué cuidar nuestra microbiota?

Y ya que ahora conocéis la importancia de tener nuestra flora intestinal sana y equilibrada, en esta entrada os proponemos 5 consejos y 5 remedios para conseguirlo:

¿Cómo hay que cuidar nuestra microbiota?

Hablando tanto sobre el cuidado de nuestra microbiota, creo que la mejor manera de acabar esta semana de posts es con una nueva Receta, que también podemos usar para mejorar el estado de nuestra flora intestinal.

Ya os explicamos en los post anteriores que hay muchísimos factores que influyen en el estado de nuestro equilibrio intestinal, como pueden ser la dieta, el estilo de vida, los malos hábitos y por supuesto la medicación. Y sobre todo si tomáis antibióticos os debería de preocupar mucho más el estado de vuestra salud intestinal, ya que éstos suelen destructivos con las bacterias buenas de nuestro intestino, y por ello os proponemos el siguiente truco natural:

Receta de la semana: Restaura tu flora intestinal

Sí, es así de fácil mantener o restaurar la salud de nuestra flora intestinal, solo basta con tomar de 5 a 10 gotas de Extracto de Yemas de Nogal todas las mañanas


Y sabéis por qué usar Extracto de Yemas de Nogal para reparar nuestra flora intestinal?


Pues veréis este extracto de yemas, tiene una acción tonificante sobre los órganos del sistema digestivo y contribuye a restaurar el equilibrio de nuestra flora intestinal, reforzándola para que ésta pueda defenderse contra los diferentes agentes patógenos. Además como curiosidad deciros que la nuez de nogal es única, porque contiene los tres ácidos grasos esenciales (20% ácido oleico, 60% ácido linoleico y 12%-14% de ácido linolénico) y además es muy rica en fibra, lo que la convierte en una gran prebiótico – comida para las bacterias para nuestro intestino

Bueno con esto nos despedimos pero no por mucho tiempo! Hasta la semana que viene y ¡pensad en verde!

max-width=

Referencias:

Yemoterapia. La Medicina De Las Yemas de Philippe Andrianne

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0955286317301110?via%3Dihub

Categorie: Receta de la semana

manteca de karité

7 usos y propiedades de la manteca de karité

7 usos y propiedades de la manteca de karité

Buenos días! La semana pasada llegó una chica a nuestra farmacia, que acababa de dar a luz y estaba amamantando a su bebé y el problema es que ¡tenía unas grietas en los pezones, TERRIBLES! Ella quería algo para tratar dichas grietas y poder seguir alimentando a su hijo, sin que este se viera perjudicado. Me puse a pensar ¡¡y BINGO… la manteca de karité, era su solución!!

La manteca de karité es un aceite vegetal que se obtiene de la semillas de un árbol Butyruspermum Parkii Kostchy. Este árbol crece en Sudán, Senegal, Mali y Nigeria entre otros.

En África este aceite es muy apreciado, tanto por su valor nutricional, como por su valor medicinal (para cuidar la piel de la sequedad, quemaduras, cortes, grietas).

Como curiosidad contaros que para que estos árboles den frutos tardan unos 12 a 15 años una vez que han madurado (y esto les lleva 30 años), sólo se recogen los frutos que caen al suelo, ¡¡ y sólo por mujeres!!

La manteca de karité, se obtiene de los huesos de los frutos, en ella hay una almendra, que por prensado a una temperatura determinada, se obtiene un aceite vegetal muy denso, que conocemos como manteca de karité, normalmente es de color amarillo.

Lo más valioso de la manteca de Karité, es lo que llaman fracción insaponificable (es la parte del aceite vegetal virgen, que no está formado por compuestos grasos) esta es rica en antioxidantes (vitamina E), catequinas (el té verde también es muy rico, es un antioxidante), fuera de esta fracción insaponificable, encontramos ácido palmítico, esteárico, oleico, linolénico. Se ha estudiado ampliamente que los componentes de la fracción insaponificable es la que aporta la capacidad de hidratación, es emoliente por lo que es muy bueno a la hora de ablandar zonas de la piel endurecidas.

La manteca de karité es muy preciada por su fácil aplicación y rápida absorción, cuando te la vas a aplicar parece manteca de “cerdo”, pero es muy agradable de aplicar.


Las funciones de la manteca de karité son:

  • acción cicatrizante, hubo un estudio, donde se empleó pomadas corticoideas grasas y se vio que los resultados eran mucho mejores con el karité. También la manteca de karité es muy eficaz frente a quemaduras, pues es rico en vitaminas D,E y F.
  • ayuda a proteger a la piel de los rayos UVA Y UVB,  gracias a su principio activo llamado ácido cinámico, éste actúa como una pantalla contra los rayos ultravioletas (son los que producen las quemaduras solares).

Si se aplica sobre el pelo le da un extra de hidratación, cierra las escamas y restaura la estructura del cabello dañada por las radiaciones solares. Y además protege las puntas de abrirse.

  • previene el envejecimiento cutáneo, pues evita que nuestra piel se deshidrate, ya que forma una barrera protectora. Esta función se debe gracias a su principio activo lupeol, que va a impedir el envejecimiento pues inhibe la acción de las enzimas que degradan las proteínas de la piel.
  • para las estrías de las embarazadas. Si lo mezclas con aceite de rosa de mosqueta, se potencian y dan mucha elasticidad a la piel, gracias a su alto contenido en vitamina F. Y hemos dicho antes que es regeneradora y reparadora de la piel y ¡¡ para las grietas de los pezones va genial!!

La manteca de karité no es tóxico para el bebe si este está “mamando”  e ingiere restos con la leche. Lo que sí que os aconsejo, es que siempre la manteca de karité sea 100% pura. Y además os recomiendo, es que un par de meses antes del nacimiento, te apliques por la mañana y por la noche un poco de manteca de karité en el pezón y de esta manera preparamos esta zona y evitamos la aparición de estrías.

  • para reparar zonas sensibles como son los labios y nariz, sobretodo si es después de un buen resfriado. Ya que esa zona queda muy irritada e inflamada con el uso de los pañuelos y con la manteca de karité hidratamos, nutrimos y regeneramos esa piel, al mismo bajando la inflamación (esta capacidad se le debe a sus alcoholes triterpénicos)
  • si tienes problemas de rotura de uñas y sequedad, aplícate dos veces al día un poquito de manteca de karité sobre ellas y masajéalas para que penetre mejor Luego ¿me contáis lo bien que funciona y el brillito que vais a tener?
  • para después del afeitado, la piel está muy irritada la calmará

Bueno esto es todo por hoy, ¿os he convencido con la manteca de karité?

Piensa en verde y tu piel te lo agradecerá! Hasta pronto!

Referencias:

ital, H.C.-“Shea butter. Cosmetic and drugs applications”.- Drug Cosmetic Industry. 120 (1977) 30-33.

Tran, T.-“Le beurre de Karité: Propietés biologiques et Applica- tions Cosmetiques”.- Symposium “Les corps gras végétaux et animaux en cosmétologie.” Ed. A.F.C.G. y S.C.F. (1984) 437- 441.

“Sun protectors”. “Perfumes, Cosmetics and Soaps”.- Vol III.- W.A. Pourcher, revisado por J. M. Howard.- 8.” edición.-Ed. Chapman and Hall, Londres, 1978.

Categorie: Belleza y cuidado corporal, Embarazo y lactancia

av de aguacate

Aguacate, un aliado para la piel deshidratada!

Aguacate, un aliado para la piel deshidratada!

Hola a todos! El otro día mi tía Pilar me dijo que le buscara “algo” para la deshidratación de la piel, sobretodo para la piel de la cara. La verdad es que la mayoría de las consultas en la farmacia van sobre piel grasa, ¡pero hay muchísima gente con la piel SUPERDESHIDRATADA! La que os escribe, la tiene muy seca y en este momento también deshidratada ¡por culpa del dichoso tiroides! Y sinceramente os digo que es … angustioso, cuando te notas la piel tirantísima, tan descamada, te pica, ¡uffff una lata!

Deciros que no es lo mismo tener la piel seca, que la piel deshidratada. Ambas tienen en común que tienes una sensación de sequedad y tirantez.

Una piel seca se caracteriza por tener pocos lípidos (grasa) en la epidermis, lo que se produce por una evaporación del agua de las células y termina dañando la capa córnea (que es la que nos protege). Cuando nos miramos al espejo, los que tenemos la piel seca, podemos ver que nuestra piel es poco elástica, tiene tirantez como antes hemos comentado, tiene poca grasa. Incluso a veces podemos tener descamación, por ejemplo si cogéis con los dedos y estiráis un trozo de piel, veréis cómo se forman unas líneas. Deciros que desgraciadamente este tipo de piel es genética, aunque se puede mejorar, pero quienes tenemos la piel así, moriremos con ella de esa manera.

La deshidratación la puede padecer cualquier tipo de piel: piel seca, mixta o grasa. Esto se produce en momentos puntuales de nuestra vida, puede ser por razones más bien ambientales, cuando nos exponemos mucho al sol, por las calefacciones, por el viento, también por problemas hormonales, por tomar algún tipo de medicamentos. Este tipo de piel tiene un tacto áspero y reseco, cuando te duchas, eres muy sensible al agua caliente, cuando te pellizcas la zona que crees deshidratada, esta se queda arrugada.

Para este tipo de piel, lo que yo suelo recomendar y usar es aceite vegetal de aguacate, Persea americana Miller.

El aguacate es un fruto que todo el mundo conoce, y de él se obtiene un aceite por presión de la pulpa del fruto. El aceite presenta un 85% de ácidos grasos entre los que destacan el ácido oleico, linoleico, palmítoleico y esteárico. También es rico en α y β-caroteno y vitaminas A, D y E.

El aceite de aguacate lo recomiendo por su acción emoliente, es decir ablanda la zona que estamos tratando, suaviza la piel dura y las descamaciones y por último hidrata la zona. Es un aceite muy hidratante para el cuerpo, el pelo (sobretodo para cabellos quebradizos) y el cutis, otro de los beneficios de aceite vegetal de aguacate es que se absorbe muy bien.

Trata de buscar el aceite vegetal de aguacate ecológico y si se ha obtenido por presión en frío, esto nos asegura que dicho aceite contiene todos sus ácidos grasos, vitaminas, sin llevar añadido ningún aditivo.

Lo puedes usar directamente sobre la piel, diluido entre un  2-10% sobre una crema o loción corporal o bien unas gotas en un baño relajante (¡esto es una pasada, como se te queda la piel !)

Si tienes problemas de eccemas o psoriasis, el aceite vegetal de aguacate también te puede ayudar.

Bueno esto es todo por hoy, nosotros seguimos pensando en verde ¿y tú?

Hasta el próximo día!

Bibliografía

fitoterapia.net

Pranarom aceites esenciales.  http://www.pranarom.com/es/home

Stücker M1, Memmel U, Hoffmann M, Hartung J, Altmeyer P. Vitamin B(12) cream containing avocado oil in the therapy of plaque psoriasis. Dermatology. 2001;203(2):141-7.

Categorie: Aceites esenciales

omega 3 6 9

¿Qué son los ácidos omega 3, 6, 9?

omega 3 6 9
Buenos días a todos, el otro día vimos la importancia que algunas grasas o lípidos tienen en  nuestro organismo frente a la creencia popular que las grasas engordan y traen problemas de salud. También vimos como algunas de ellas si no se tomaban (vía alimentos o complementos nutricionales), podrían producir problemas IMPORTANTÍSIMOS en nuestra salud.

Como en todo en la vida, hay que saber ¿qué debemos de tomar y en qué cantidad?

En los alimentos que ingerimos, las grasas se dividen por su estructura en:

  • grasas saturadas (todos sabemos que no son muy saludables, pues entre otras cosas aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, si se abusa de ellos), los encontramos en embutidos, natas, tocino…etc.
  • grasas insaturadas (las que recomiendan que tomemos, pues algunos de ellos son esenciales, pues nosotros mismos no las podemos producir) con este grupo nos vamos a quedar ¡¡pues hoy en día están muy de moda!! ¿Os suenan los ácidos omega? Pues estos son y se dividen en:

1. monoinsaturados estas se ha visto en numerosos estudios, que si se consumen de manera habitual, pueden:

  • aumentar el HDL (todos lo conocemos por el colesterol bueno)
  • aumentar la concentración de apolipoproteína, evita la formación de depósitos de grasa dentro de los vasos sanguíneos

Y dentro de este grupo los más representativos son:

  • omega 7 es el ácido palmítico (lo encontramos en el coco)

2. poliinsaturados estos se ha visto que una ingesta adecuada de los mismos mejoran

  • los desórdenes renales y del sistema nervioso
  • la debilidad muscular
  • la presión sanguínea
  • la inflamación
  • favorecen la capacidad reproductiva (tanto esterilidad masculina, como en los abortos)

Y dentro de este grupo destacamos los:

  • omega 3 los más representativos son el ácido alfa-linolénico ALA (este es esencial), el ácido eicosapentaenoico EPA, y el ácido docosahexaenoico DHA, se obtienen del aceite del pescado (salmón, trucha, caballa…) y de algunas algas

¿Aun alguien piensa que los ácido omega no son importantes?

Es todo por hoy! Piensa en verde y hasta el próximo día!

Referencias:

Fritsche KL  The science of fatty acids and inflammation.  Adv Nutr. 2015 May 15;6(3):293S-301S. doi: 10.3945/an.114.006940. Print 2015 May.

hansen A, Knott E, Wiese H, Eczema and essential fatty acids. A.J.Dis. Child. 1947;73:1-18

Stevens LJ et al. Essential fatty anid metabolism in boys with attention-deficit hyperactivity disorder. AMJ Clin Nutr 1995;62:761-8.

Bueno-de-Mesquita HB, Gonzalez CA Main hypotheses on diet and cancer investigated in the EPIC study. Eur J Canc Prev 1997;6:107-17

Harel Z et al. Supplementeation with omega-3 polyunsaturated fatty acids in the management of dysmenorrhea in adolescents. Am J Obstet Gynecol 1996;174(4):1335-8

Categorie: Dieta y nutrición, Vida sana