Tag : ajo

inmunidad y 7 plantas medicinales

Inmunidad y 7 plantas medicinales

inmunidad y 7 plantas medicinales

Y de repente un tiempo terrible. Frío. Cambios bruscos de temperatura. Pasamos del frío al calor, en cero coma uno. Y tu inmunidad, comienza a bramarte pidiendo que hagas algo. Pero tú pasas. Llega el primer resfriado. Llega la infección de garganta. Incluso se repite la sinusitis tan terrible, que pasaste el año pasado.

¿Todavía no te has enterado, que debes mimar tu sistema inmunológico? ¿Todavía no sabes, que la 1º barrera de inmunidad está en tu intestino?

Bueno no es cierto, la 1º está en la piel, se llama inmunidad innata, uno nace con ella. La inmunidad del intestino, es la llamada adquirida. Cuando nacemos, a través del canal uterino, la adquieres a partir, de la de tu madre (digamos que es la “parte” de inmunidad, que nos ayuda a “tirar para adelante”, los primeros meses de vida). Por ello los bebes nacidos por cesárea, tienen más tendencia a tener dermatitis, alergias, cólicos. Porque no ha adquirido parte de esta microbiota.

A lo largo de tu vida, tu sistema inmunológico, va desarrollándose y mejorando, gracias a esta inmunidad adquirida.

Verás, cuando estás en contacto con una sustancia patógena (virus, bacterias, hongos, sustancias químicas nocivas, que son son los antígenos), éstas van a ser capaces de desencadenar en tu cuerpo una respuesta inmunitaria. Dando comienzo a la formación de células específicas (los linfocitos T y los linfocitos B), para este antígeno. Se produce siempre después del primer contacto. Y de esta manera, tu cuerpo, recordará durante toda la vida, que esa sustancia patógena, es mala para ti y hay que estar alerta con ella.

¿Y cómo lo hacen estas células? Pues de varias maneras

– los linfocitos B, al ver el cuerpo extraño se activan. Comienzan a producir una células llamadas, inmunoglobulinas. Estas se unen al antígeno, inactivándolo. Y produce tu respuesta inmunitaria.

– los linfocitos T, para actuar necesitan de otras células, llamadas macrófagos (estos destruyen sustancias tóxicas, porque los fagocitan, se los “tragan”). Los macrófagos, sintetizan unas proteínas, llamadas citoquinas, que son las responsables de regular su función. Consiguiendo, que los macrófagos actúen de mediadores. Los van a presentar al antígeno (sustancia tóxica). Entonces se produce la respuesta inmunitaria. Pero aquí puede suceder que:

  • se activan los linfocitos T helper Th (son colaboradores), que producen inflamación y aniquilan al antígeno.
  • si se activan los linfocitos T citotóxicos Tc, estos eliminan al macrófago que lleva el antígeno. Produciendo su muerte (apoptosis). Es el método que tu cuerpo utiliza, para deshacerse de células “anormales”, como pueden ser las células cancerosas.

¿Qué sucede cuando se ven por segunda vez estos linfocitos con los antígenos?

La respuesta que produce tu cuerpo, es rapidísima y pontentísima, gracias a tus ganglios linfáticos (amígdalas, timo, vasos linfáticos, bazo, médula osea, hay racimos de ganglios linfáticos en el cuello, axilas, ingles, mamas…). Allí se reconocen, filtran y combaten a los antígenos (virus, bacterias, sustancias tóxicas…).

Bueno, pues hasta aquí un poco de fisiología de tu cuerpo, para que entiendas cómo las plantas medicinales, pueden ayudar a tu sistema inmunológico.

Para empezar, las que yo destacaría por su acción sobre tu inmunidad, serían:

  • Raiz de Echinacea tenemos varias variedades Echinacea angustifolia, Echinacea pallida, Echinacea purpurea se usan tanto las raíces de esta planta, como la sumida florida de la E. purpurea. 

Esta planta medicinal estimula la producción de citoquina, que estimula la formación a sus vez, de linfocitos. Con esto se consigue una acción inmunomoduladora. Es decir, estimula o deprime al sistema inmunológico (actuando sobre los factores celulares), en función de si hay infección o no. Se ha visto que las drogas constituidas por raíz de echinacea, son muy potentes frente a virus. Por ello, te lo recomiendo para reducir los síntomas de gripes y resfriados; para tratar herpes, pues van a impedir el crecimiento del virus, y la producción de citoquinas proinflamatorias. Úsalo, cómo preventivo de infecciones.

Te recomiendo su uso durante 8 semanas y luego descansa otras 8, para volver a empezar un nuevo tratamiento. Trata de buscar productos con extractos estandarizados de echinacea, son más potentes, con menos dosis.

Por cierto. Si tienes una enfermedad autoinmune, o tienes un tratamiento con inmunosupresores o tienes una enfermedad en la que tus niveles de leucocitos están muy altos, NO lo utilices.

  • Raiz de Uña de gato Uncaria tomentosa tiene una acción antiinflamatoria y estimulante sobre tu inmunidad. Te lo aconsejo también, por su acción antiviral, que regula la producción de linfocitos. Aumenta actividad fagocítica de los macrófagos y se aumenta la producción de linfocitos T.

También (¡Dios no lo quiera!), lo podrías utilizar, tras un tratamiento de quimioterapia. Pues se ha demostrado en numerosos estudios, que tiene un efecto citostático, es decir, retrasa o detiene el crecimiento de células (incluso las cancerosas), sin destruirlas (los estudios que se están realizando a día de hoy son muy esperanzadores, pero hay que seguir investigando).

¿Sabías que a dosis muy altas la raíz de uña de gato, es un anticonceptivo? Y todo esto es gracias a que en su composición hay un grupo de moléculas como son los alcaloides oxindolicos y los tetracíclicos.

  • Ajo Allium sativum tiene un efecto antimicrobiano y antifúngico. Se sabe desde la antigüedad, de esta propiedad. También te lo recomiendo, pues en distintos estudios, se ha demostrado su capacidad para aumentar el número de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, produciéndose una liberación del interferon-gamma. Todas estas acciones hacen que aumente tu inmunidad.
  • Raiz de Ginseng Panax ginseng C.A. Meyer es un adaptógeno, es decir cuando tu estás estresado (ya sea por estrés mental, por estrés ”corporal”, a consecuencia de una enfermedad, o sufres estrés “por el medioambiente”, por que hace mucho frío, o mucho calor…) gracias a al raíz de ginseng, tu cuerpo se “repone”, haciendo frente de forma muy eficaz a dicho estrés. También tiene una acción inmunomoduladora, por lo que mantendrá a tu alerta sistema inmunológico.
  • reishi Ganoderma lucidum. se utiliza como coadyuvante en tratamientos en cánceres de pulmón y cómo preventivo del cáncer colo-rectal. Estimula tu inmunidad, sin producir toxicidad, ni efectos secundarios.
  • Cordiceps o gusano de invierno Ophiocordyceps sinensis si tienes la desgracia de tener un cáncer, te recomiendo como inmunoestimulante el cordiceps. Se toma conjuntamente con la quimioterapia. De esta manera aumentarás tu resistencia física e inmunitaria. Búscalo en forma de extracto, pues necesitaras menos dosis, al ir muy concentrados.
  • aceite esencial ravintsara cinnamomum camphora este aceite esencial me parece maravilloso, a parte de ser un magnífico expectorante, te lo recomiendo como estimulante del sistema inmunológico. Frente a infecciones por virus o bacterias, es muy eficaz. Ponte una gota todas las mañanas en las muñecas, y haz respiraciones profundas, inhalandolo.

Aquí están las plantas medicinales, que mejor le van a tu inmunidad. ¿Las vas a probar? ¡Piensa diferente, piensa en verde!

Referencias bibliográficas:

fitoterapia.net

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Arteche A, Vanaclocha B, Güenechea JI. Fitoterapia (3.ª edición). Vade-mecum de prescripción. Plantas medicinales. Barcelona: Masson; 1998.

Bruneton J. Elementos de fitoquímica y de farmacognosia. Zaragoza: Acribia; 2001.

Cayunao C, Erazo S, Backhouse N, Bachiller L, Zaldívar M, García R.

Estudio de la actividad antimicrobiana de un alcaloide oxindólico y actividad antioxidante de diferentes extractos de Uncaria tomentosa

(Willd.) DC. Revista de Fitoterapia. 2004;2:152-4.

Peris JB, Stübing G, Vanaclocha B. Fitoterapia aplicada. Valencia: MICOF Valencia; 1995.

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Ha KC, Kim MG, Oh MR, Choi EK, Back HI, Kim SY, et al. A placebo-controlled trial of Korean red ginseng extract for preventing influenza-like illness in healthy adults. BMC Complement Altern Med. 2012; 12: 10. doi: 10.1186/1472-6882-12-10.

Gill BS, Navgeet, Mehra R, Kumar V, Kumar S. Ganoderic acid, lanostanoid triterpene: a key player in apoptosis. Invest New Drugs. 2018; 36 (1): 136-143. doi: 10.1007/s10637-017-0526-0.

Categorie: Vida sana

antibioticos2

Antibióticos naturales que hay que conocer!

Antibióticos naturales que hay que conocer!

Hola a todos! El otro día hablamos de los antibióticos de síntesis y sus efectos, hoy os traigo 10 plantas medicinales, que también son antibióticos, pues son capaces de matar a las bacterias o impedir que crezcan, ¡y deberíais conocer sin falta!

¿Vamos a ver qué plantas podemos usar como antibióticos?

  • Abeto Abies alba Miller se suele usar las yemas, para tratar las anginas y infecciones de vías aéreas altas, va muy bien toma 5 -10 gotas del extracto al día. Se utiliza también mucho el aceite esencial de abeto para inhalaciones, aquí hay que tener mucho cuidado pues hay personas muy sensibles. Mi recomendación es que inhales durante 15 segundos y luego esperes 30 minutos para descartar la existencia de hipersensibilidad. Si tienes un gran enfriamiento también puedes aplicar unas gotas en el pecho, ¡pero siempre unido a aceite vegetal de avellana, para no quemar nuestra piel!
  • Árbol del té Melaleuca alternifolia , su aceite esencial tiene un componente que es el terpineno al que se le considera responsable de la acción antibacteriana, es decir mata a las bacterias o impide su desarrollo, está en función de la concentración que se aplique. El uso es tópico si la infección está en la piel, el acné se suele tratar con este aceite con gran éxito. También se puede inhalar, como puede ser en infecciones bronquiales: 5 gotas de aceite esencial sobre un difusor y se inhala durante 5-10 minutos.
  • Arándano americano Vaccinium macrocarpon Ait.  otro gran representante de los antibióticos naturales, éste es rico en proantocianidinas, gracias a ellas impiden que se adhieran las bacterias a las paredes del tracto urinario y por tanto su penetración y que produzcan cistitis. Tratad de buscar complementos que al menos tengan 100 mg de proantocianidinas, al menos uno debe de estar unos 6 meses de tratamiento, ¡te aseguro que no tendrás recaídas!
  • Niaulí Melaleuca quinquenervia, se usa en casos de catarros de vías aéreas altas, especialmente en resfriados comunes, y en caso de dolor de garganta, bronquitis, rinitis, sinusitis y otitis. También es muy eficaz en cistitis, este aceite esencial es rico en 1,8-cineol. No os recomiendo este aceite por vía interna, si tienes una insuficiencia hepática o inflamación gastrointestinal pon 3 gotas de aceites esencial en una cucharadita de miel debajo de la lengua, unas 3 veces al día.
  • Nogal Juglans regia L. se utiliza el extracto de sus yemas, para combatir las infecciones de las mucosas bronquial y traqueal, es muy efectivo en bronquitis y sinusitis. Toma de 5-10 gotas al día.
  • Vara de oro Solidago virgaurea L.  se usa muchísimo en infecciones de orina, pues hace como “una terapia de lavado de las vías urinarias”, limpiándolo. Os aconsejo ingerir gran cantidad de agua, hay que hacer un tratamiento entre 2 a 4 semanas.
  • Ajo Allium sativum L.  un representante de los antibióticos naturales que seguro que conocemos todos y afortunadamente vivimos en un país productor de ajos, en nuestra cultura popular el uso de este esta hiperextendido, desde antiguo se dieron cuenta que servía para combatir los catarros y otras infecciones del tracto respiratorio. Ajo tiene una potente acción antimicrobiana ¡a parte de activar nuestro sistema inmunitario!
  • Eucalipto Eucalyptus globulus Labill. este lo recomiendo en aceite esencial, tiene una potente acción antiséptica, sobre todo en las vías respiratorias. ¿No has hecho alguna vez vahos con eucalipto? Eso sí, las personas asmáticas no deben usarlo.
  • Orégano Origanun vulgare  ¡para mí es uno de los antibióticos estrellas! En mi casa nunca falta una cajita de cápsulas de orégano, ¡eso sí, metido en la nevera, para minimizar el que no se repita el sabor, durante todo el día! Sirve para tratar anginas, bronquitis, sinusitis, fiebres tropicales, ¡vamos una maravilla y sin efectos adversos sobre la microbiota intestinal! Ya os digo que es fantástico, si lo usas como aceite esencial puro, hay que tener mucho cuidado, pues puede quemarnos la piel, por ello buscarlo siempre en cápsulas ya preparadas para tomar.
  • Tomillo quimiotipado tujanol Thymus vulgaris QT tujanol, ¡otro de los antibióticos que en mi casa TAMPOCO falta! es increíble cómo combate las anginas, es un potente antibacteriano y antivírico, pon 2 gotitas en una cucharadita de miel 4 veces al día ¡y en 24 horas, anginas fuera! Es impresionante!

Hay más plantas medicinales que pueden ser utilizadas como antibióticos y son capaces de matar o impedir que se desarrollen las bacterias, (efecto antibiótico) pero para mí estas son las más importantes y conocidas y las que podéis encontrar fácilmente en un lugar especializado. Sigo siendo muy pesada con el uso de PROBIÓTICOS! Cuando utilices cualquiera de ellos, pues aunque son antibióticos naturales y menos nocivos que los sintéticos con nuestra microbiota intestinal, algún que otro estrago hacen también (con menos intensidad por supuesto)!

Os dejo ¡¡si piensas en verde, cuidáis vuestra salud!! Chiao=)

Referencias:

Rautio M, Sipponen A, Peltola R, Lohi J, Jokinen JJ, Papp A, et al. Antibacterial effects of home-made resin salve from Norway spruce (Picea abies). APMIS 2007; 115: 335-40.

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). European Union herbal monograph on Melaleuca alternifolia (Maiden and Betch) Cheel, M. linariifolia Smith, M. dissitiflora F. Mueller and/or other species of Melaleuca, aetheroleum. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/320930/2012. Adopted: 24 November 2015.

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). Community herbal monograph on Juglans regia L., folium. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/346737/2011. Adopted: 9 July 2013.

Hannan A, Ikramullah M, Usman M, Hussain S, Absar M, Javed K. Anti-mycobacterial activity of garlic (Allium sativum) against multi-drug resistant and non-multi-drug resistant mycobacterium tuberculosis. Pak J Pharm Sci. 2011; 24: 81-85.

Categorie: Vida sana

resfriado2

¿Qué me tomo para la gripe y el resfriado?

Qué me tomo para la gripe y el resfriado?

Hola de nuevo, cada vez que llega el invierno y la gente se resfría y es más vulnerable a la gripe. ¡¡Nos hartamos de decir en la farmacia, LOS ANTIBIÓTICOS NO SON, NI PARA LA GRIPE, NI PARA EL RESFRIADO!! Si te los tomas, lo único que se está creando son resistencias a dichos antibióticos, y al final salimos todos perjudicados.

Todos debemos de saber que ambas enfermedades, tanto la gripe como el resfriado, no tienen medicamentos para curarlos, por lo que hay que pasarlos lo mejor que podamos. ¡Pero si podemos mejorar los síntomas!

¿Cómo podemos hacerlo?

  • para el malestar general, puedes tomar suplementos con Zinc, saúco que ayuda al sistema inmunológico y nos ayuda a recuperar, filipéndula ulmaria o acerola
  • el ajo es otro gran aliado nuestro, ya que tiene una acción antimicrobiana, muy útil para combatir catarros

Para evitar que los de nuestro alrededor no se contagien es importante que los primeros días, que son los críticos hagamos lo siguiente

  • lavarnos las manos después de estornudar o tocarnos la nariz o la boca
  • toser o estornudar en un pañuelo de papel y después tirarlo
  • beber mucho líquido, para evitar la deshidratación
  • ¡y descansar mucho! para recuperarse pronto.

Esto es todo, espero que con la llegada del frío y estos consejos “tan verdes” nos ayuden a pasarlos lo mejor posible. ¡Qué queremos un invierno si el resfriado ni la gripe!

¡¡Piensa en verde!!

Para más información:

Organización mundial de la salud OMS

Fashner J, Ericson K, Werner S. Treatment of the common cold in children and adults.Fashner J, Ericson K, Werner S. Treatment of the common cold in children and adults. Am Fam Physician. 2012;86(2):153-159. PMID: 22962927 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22962927.

Singh M, Das RR. Zinc for the common cold.Singh M, Das RR. Zinc for the common cold. Cochrane Database of Systematic Reviews. 2013, Issue 6. Art. No.: CD001364. PMID: 23775705 www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23775705.

Turner RB. The common cold. In: Goldman L, Schafer AI, eds.Turner RB. The common cold. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman’s Cecil Medicine. 24th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2011:chap 369.

Categorie: Vida sana