Tag : antibiotico

disbiosis

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

Tratamiento natural de la disbiosis intestinal

¡Holaaaaa!, el otro día le diagnosticaron, a una paciente de la farmacia disbiosis intestinal, ¡casi le da un infarto…disbiosis intestinal, qué “palabro”!. Tenía molestias en el estómago, estreñimiento, déficit de vitamina B12, dolor en las articulaciones, estaba cansadísima y tenía problemas para dormir.

Y vino para preguntarnos que es lo que era aquello de la disbiosis…  porque el médico, le había explicado cosas, pero no se enteró muy bien. ¡La pobre con los nervios!…

Y me pareció, que escribir sobre la disbiosis intestinal, sería un buen tema.

Pero antes.. ¿sabéis qué es la disbiosis intestinal?

Se trata, de una alteración de nuestra microbiota intestinal, esto va a producir o bien una disfunción en el metabolismo o una inflamación crónica. Hay mucha gente con disbiosis intestinal, ¡ pero no lo sabe!

Desgraciadamente por el tipo de vida que llevamos; la alimentación, antibióticos y el exceso de higiene, se produce una alteración en los organismos que componen nuestra microbiota intestinal; se sabe que tenemos un 85% de microbiota “buena” y un 15% de “mala” ¡pero es necesaria!

Nuestra microbiota está constituida por:

– microbiota residente normal: Enterococcus, Lactobacillus, Bifidubacterium , Bacteroides, E. coli entre otros.

– microbiota pasajera: E. coli lactosa negativa, Pseudomonas, Klebsiella pneumoniae, Staphilococcus, Streptococcus,…

– Levaduras: como la Cándida Albicans.

– Mohos: Aspergillus sp

Todos viven en armonía en el intestino, existen más de 100 millones de bacterias que se dividen en más de 300 especies distintas. Todos ellos protegen la mucosa de la pared intestinal, que es la 1º barrera de defensa frente a microorganismos patógenos y sustancias tóxicas, pues van a desequilibrar la armonía en el ecosistema intestinal, en el que viven. ¡Y es entonces, cuando comienzan los problemas!; empieza a producirse un intestino permeable o disbiosis o también llamado leaky gut.


¿Qué ocurre cuando tienes disbiosis intestinal?

Las paredes de tu intestino funcionan, como una barrera selectiva, dejan pasar nutrientes y rechazan sustancias tóxicas (imagínatela, cómo si fuera un colador). Estos nutrientes deben de tener un tamaño adecuado para pasar, si tu intestino, está en óptimas condiciones, los nutrientes que superen ese tamaño no pasan, ¡pero si tienes disbiosis intestinal, SI que se van a colar! (tu colador tiene un agujero y va a dejar pasar partículas de mayor tamaño, del que debería).

Parece ser que la pared intestinal se encuentra dañada en un 80% de la población, por culpa de la alimentación que tenemos, el estrés, la excesiva ingesta de antibióticos y el medioambiente.

¿Y te preguntarás, cómo se pueden originar estos “agujeros” en la membrana de la pared intestinal, que causan la disbiosis?. Verás, todos sabemos que la pared intestinal está constituida por capas de células (imagínatela, como una pared de ladrillos, unidos por cemento), entre célula y célula se ha visto que existen unas uniones. El Dr. Alesio Fassano, descubrió la existencia de una proteína llamada ZONULINA, que le indica a estas uniones cuando debe de abrirse y cuando cerrarse, para que puedan pasar los nutrientes.

Cuando se produce demasiada Zonulina, estas uniones quedan abiertas y no son capaces de cerrarse, penetran moléculas que no deben de entrar, por su gran tamaño o por ser tóxicas. Estas moléculas pasan a tu torrente sanguíneo y desde allí son transportadas, hasta distintas zonas de tu cuerpo, como puede ser los cartílagos y huesos, la tiroides, el páncreas… Aquí el tema se empieza a complicar, pues tus células, encargadas de mantener nuestra inmunidad (macrófagos, células T, células B…) al detectar estas moléculas cómo cuerpos extraños, comienzan a atacarlas (también el órgano o el tejido donde se han depositado), desencadenando una hiperactividad inmune, la cual deriva en una respuesta inflamatoria totalmente inapropiada. Si esto persiste en el tiempo, se termina desarrollando las enfermedades autoinmunes como son la celiaquía, la tiroiditis de Hashimoto, la psoriasis, la artritis reumatoide, fibromialgias, diabetes mellitus 1


¿Qué puedes hacer para mejorar la disbiosis intestinal?

Está clarísimo por tanto, que una buena salud intestinal, va a condicionar mucho el desarrollo de las enfermedades autoinmunes y también de desarrollar una inflamación sistémica, por lo que desde la farmacia siempre propongo para mantener el estado de tu microbiota intestinal lo siguiente:

– uso de probióticos puede ser muy beneficios para los casos de la disbiosis, búscalos siempre que contengan cepas de Bifidobacterias y Lactobacilos (sobre todo la cepa L. rhamnosus, pues es la única cepa, capaz de anclarse al intestino) y utiliza probióticos SIEMPRE, después de haber tomado antibióticos o antiinflamatorios.

– el molibdeno es un oligoelemento, que protege a los lactobacilus de nuestra microbiota intestinal de oxidarse, por lo que favorece su equilibrio y buen funcionamiento

– toma L-glutamina, es un aminoácido, que interviene en la formación de proteínas. Es una fuente de energía para los linfocitos y las células intestinales, mejora la calidad de la mucosa intestinal, tiene una función antioxidante, e interviene en procesos inmunológicos (secreta inmunoglobulina A).

raíz de cúrcuma, este tiene un principio activo, llamado curcumina, que disminuye la inflamación y el estrés oxidativo


Además para controlar tu disbiosis SIEMPRE recomiendo cambiar de forma RADICAL los hábitos de vida como es:

NO consumas azúcares refinados, NI hidratos de carbono procedentes de grano (cereales), NI comida procesada, NI gluten (zonulina)

– aumenta el consumo de fruta y verdura, por su riqueza en fibra

– intenta llevar una vida con poco estrés, haz ejercicio, practica el yoga o el mindflullness

– evita la ingesta de antibióticos si NO SON NECESARIOS (recuerda que estos sólo son efectivos frente a infecciones producidas por bacterias, NUNCA frente a virus u hongos).

– realiza al menos dos veces al año una limpieza hepática, para disminuir la sobrecarga hepática. Puede ser que comas muy sano, pero nos rodean muchas sustancias tóxicas que están dispersas en el ambiente y pueden sobrecargar tu hígado

Bueno, creo que ya está claro lo que significa la disbiosis intestinal y todas las consecuencias que te puede acarrear si no se controla. Y espero que te sirva de mucha ayuda, los consejos y tratamientos naturales para controlarla.

¡¡Es bueno pensar en verde!! Hasta el próximo día

Referencias:

Wallace DJ, Hallegua DS Fibromyalgia: the gastrointestinal link.Curr Pain Headache Rep. 2004 Oct;8(5):364-8. Review.

PMID: 15361320

  1. Petersen and J. L. Round, “Defining dysbiosis and its influence on host immunity and disease,” Cell. Microbiol., vol. 16, no. June, pp. 1024–1033, 2014.
  1. Cerf-Bensussan and V. Gaboriau-Routhiau, “The immune system and the gut microbiota: friends or foes?,” Nat. Rev. Immunol., vol. 10, no. 10, pp. 735–744, 2010.

Escobedo G, López-Ortiz E, Torres-Castro I

La microbiota como agente inductor de la obesidad, la inflamación sistémica y la resistencia a la insulina Rev Invest Clin 2014; 66 (5)

Hrncir, et al. “Gut microbiota and lipopolysaccharide content of the diet influence development of regulatory T cells: studies in germ-free mice.,” BMC Immunol., vol. 9, no. 1, p. 65, Jan. 2008.

M.-A. von Schillde, et al. “Lactocepin secreted by Lactobacillus exerts anti-inflammatory effects by selectively degrading proinflammatory chemokines.,” Cell Host Microbe, vol. 11, no. 4, pp. 387–96, Apr. 2012.
J. L. Round and S. K. Mazmanian, “The gut microbiota shapes intestinal immune responses during health and disease.,” Nat. Rev. Immunol., vol. 9, no. 5, pp. 313–23, May 2009.

Categorie: Vida sana

antibioticos naturales1

¿Cómo funcionan los antibióticos?

¿Cómo funcionan los antibióticos?

Buenos días a todos, llegó el frío y con él llegaron los resfriados. En mi casa estoy con medio equipo malo! Hasta la que os escribe, está con una tos terrible, tanto que la otra noche tuve que ir por urgencias! Mi hija con el estómago fatal (dicen que un virus), y mi hijo pequeño con anginas… ! Yo me pongo mala, con este panorama en casa, pues con la vida que llevamos de “todo cogido con alfileres” el que se pongan malos, es tener más estrés a diario, pero de eso no os quiero hablar hoy, hoy vamos a hablar de antibióticos!

Cada vez, la gente está más concienciada de usar de forma racional los antibióticos. Cuando yo llegué a trabajar a la farmacia, había personas que se tomaban la amoxicilina, para el ¡dolor de cabeza… alucinaba! Poco a poco la cosa ha ido cambiando, una mayor información… mayor conciencia por parte de todos …  menos eficacia de los mismos por culpa de las resistencias que se están creando frente a infecciones comunes… ¡quizás somos más conscientes de lo importante que es hacer un buen uso de ellos!

Todos hemos oído hablar de ellos, incluso en algún momento de nuestra vida los hemos llegado a utilizar…¿pero sabes qué son los antibióticos?

Los antibióticos son sustancias producidas por un ser vivo o fabricadas de síntesis, y que son capaces de matar a las bacterias (acción bactericida) o impedir que crezcan (acción bacteriostática), como he dicho antes SOLO ACTÚAN SOBRE BACTERIAS.

La primera persona en percatarse de esto fue Alexander Fleming cuando vio que un hongo (llamado Penicillium) si crecía sobre unas placas donde él cultivaba bacterias, éstas morían (esto fué a principios del siglo XX). En los años 50 se generaliza el uso de los antibióticos y se controlan muchas enfermedades como neumonía, tuberculosis, la septicemia  evitando la muerte de personas por las mismas, ¡¡todo un avance de la ciencia!!

Todo esto está genial, pero los antibióticos también tienen su cara mala y es que afectan también a nuestra microbiota intestinal, ¡¡ARRASÁNDOLA!! Por lo que nuestra primera barrera de defensa está destruida, entonces es cuando aparecen los efectos indeseables como son:

  • diarrea, las bacterias de nuestra microbiota intestinal son eliminadas por los antibióticos también, y entonces se produce un desequilibrio en nuestra microbiota, reemplazándose estas bacterias por otras que causan con el consiguiente imposibilidad de ésta de realizar su función correctamente
  • infecciones por Candida albican, produciendo candidiasis. Este es un hongo que vive en nosotros pero es oportunista, aprovecha cualquier bajada de defensas (modificación de la microbiota de nuestro cuerpo) para crecer de forma incontrolada en  las mucosas y producir infecciones vaginales, dermatitis del pañal o infecciones bucales, aparecen como pintitas blancas en la boca, en la lengua, que pueden producir quemazón. A nivel vaginal produce un flujo de color blanco y una desagradable sensación de quemazón en la zona.
  • mayor predisposición a volver a recaer a sufrir gripe o resfriado de nuevo (pues nos hemos quedado sin defensas)
  • sarpullido por la piel

Con esto no os estoy diciendo que NO toméis antibióticos, ¡¡nooooo!! Con esto lo que pongo de manifiesto es la necesidad de usarlos conjuntamente con PROBIÓTICOS!

Recordad los probióticos son unos  microorganismos vivos, los cuales cuando los tomamos en cantidades adecuadas, ayudan a mejorar el funcionamiento de nuestra microbiota, básicamente. ¿Y cómo nos ayudan los probióticos?

  • haciendo que funcione correctamente nuestro sistema digestivo, equilibrando la microbiota intestinal.
  • refuerzan e incrementan nuestro sistema inmunológico (nuestras defensas), hacen que recuperes mejor y antes
  • en procesos con diarreas la cortan.
  • cuando hay picor y malestar en la vagina, exceso de flujo con mal olor, sequedad vaginal, lo regulan.

Cuando tomamos antibióticos, estos pueden dañar algunas cepas de nuestra microbiota intestinal y tardar años en recuperarse, a parte de los efectos que a corto plazo he mencionado antes.

Cuando nuestros pacientes van a la farmacia a por un antibiótico, SIEMPRE, les recomiendo el uso de probióticos, recordándoles que deben de tomarlos AISLADOS DE COMIDA Y DE CUALQUIER OTRO MEDICAMENTO!

¿No son ESTUPENDOS? Yo creo que si. ¡Piensa en verde!

Referencias:

Tormo, R. Probióticos. Concepto y mecanismos de acción. Monografías Anales-Pediatria Vol. Mong.4 Núm 01 (2006)

Guarner, F., Khan, A. G., Garisch, J. Organización Mundial de Gastroenterología. Probióticos y prebióticos (2008).

Sanders, M.E. Summary of probiotic activities of Bifidobacterium lactis HN019. J.Clin Gastroenterol. 40, 776-83 (2006)

Holscher HD1, Czerkies L.A, Cekola P. Bifidobacterium lactis Bb12 enhances intestinal antibody response in formula-fed infants: a randomized, double-blind, controlled trial. JPEN J Parenter Enteral Nutr. 36 (1 Suppl):106S-17S (2012)

Sociedad Española de probióticos y prebióticos www:sepyp.es

Categorie: Vida sana

intestino

Prepara tu intestino para el invierno

Prepara tu intestino para el invierno

Hola a todos! Poco a poco… se acerca el invierno, comienza el frío, ¡¡que horror, yo lo odio!! Comienzan los resfriados, las anginas y todas las patologías invernales… os propongo aquí una serie de remedios naturales, para cuidar nuestro organismo (y sobre todo nuestro intestino) y de forma natural combatir todos estos “inconvenientes”, ¡ayudemos a nuestro sistema inmunológico a estar preparado!

Para empezar, os recuerdo que el sistema inmunológico es el encargado de defendernos frente a cuerpos extraños (antígenos) como pueden ser bacterias y virus. Y para esto nuestro cuerpo produce unas partículas llamadas anticuerpos que los atacan y los destruyen, evitando enfermedades.

Como curiosidad, ¿sabías que el 60% de nuestro sistema inmunitario lo encontramos en el intestino? Y que en él, encontramos mas de 2000 especies diferentes de bacterias que nos ayudan a obtener nutrientes de los alimentos que comemos?  Y a este conjunto de bacterias que están en el intestino, se las llama microbiotas.

Gracias a estas bacterias, nosotros somos capaces de sintetizar vitaminas como la  K y la B, nos ayudan con la digestión de los alimentos y son capaces de inactivar sustancias tóxicas. Además en investigaciones recientes se ha visto que las bacterias de nuestro intestino  influyen muchísimo en la obesidad y en la salud metabólica.

Otra curiosidad, es que cada individuo posee una composición diferente de microbiota en su intestino y a lo largo de nuestra vida, se puede ver modificada en función de lo que comemos y de los medicamentos (tales como antibióticos).


En la naturaleza existen plantas y oligoelementos que nos ayudan a cuidar de nuestro intestino o mejor dicho, de nuestra flora intestinal, y de esta forma aumentar nuestras defensas, como son:

  • Probióticos (ya hemos hablado de ellos muchas veces) son organismos vivos, muy útiles para la flora de nuestro intestino y muy beneficiosos para nuestra salud
  • Prebióticos, no son organismos vivos sino que son componentes alimenticios como la inulina. Los probióticos no se digieren sino las bacterias del intestino los usan para fermentar y además se ha visto que actúan modificando la microbiota de nuestro  intestino.
  • Oligoelementos como el selenio mejora la función del sistema inmunitario pues es un potente antioxidante (buscalo como L-selenometionina, se absorbe mucho mejor), la dosis recomendada es 50-200 µgr al dia. Si lo tomas junto a vitamina E potenciará los efectos de ambas.
  • Vitamina E (busca la α-tocoferol), es un potente antioxidante, se recomienda la toma de 150-200 UI al día.
  • Vitamina C se debe tomar entre 500-1000 mg al dia.

¡Pero si tomas anticoagulantes o algún tratamiento para el ácido úrico, ¡no la debes de utilizar!

  • Equinácea estimula la función inmunológica. Busca preparados que contengan entre 125-375 mg de extracto estandarizado, pero no se recomienda usar mas de 8 semanas seguidas, luego descansa.

¡Si tienes alguna enfermedad autoinmune, esta planta no es para ti!

  • Raíz de Astrágalo otra planta que aumenta la función inmunológica. Se recomienda tomar de 4-7 gr al dia.

¡Y para las personas con tratamientos con inmunosupresores está totalmente contraindicado, pues interaccionan con dichos medicamentos!

  • Ravintsara, a parte de ser un maravilloso expectorante, pues saca los mocos de nuestro cuerpo desde la primera aplicación, también puedes poner 2 gotas de este aceite en una cucharadita de aceite de oliva 3 veces al día, para estimular a las gamaglobulinas IgA e IgM, haciendo que tu sistema inmunológico esté preparado para cualquier infección!

Este aceite lo solemos recomendar muchísimo por su seguridad, se puede usar en embarazo a partir del 4º mes y en niños pequeños

  • Palo de Rosa Aniba Rosaeodora (¡mirad que en el envase ponga ese nombre en latín, pues nos pueden dar gato por liebre!). Este aceite va a reforzar nuestras defensas naturales por vía olfativa! Haz  una mezcla de este aceite con el aceite vegetal de albaricoque y aplícate unas gotitas en las muñecas y ¡veréis cómo nos recarga las pilas sin ponernos nerviosos, me encanta este aceite!
  • Orégano, te aconsejo que lo tomes en perlas blandas. Y también unas 18 gotas de este aceite son suficientes para activar nuestro sistema inmunológico y las defensas!

Este aceite se ha usado en deficiencia inmunitaria severa, con un gran éxito! Os recomiendo meterlo en la nevera, para que no se repita! Y no debes tomarlo si estas embarazada o estás dando el pecho.

  • extracto de yema grosellero negro es un adaptógeno, va a regular el sistema inmunológico, cuando hay un desequilibrio en nuestro cuerpo, como podría ser sufrir una enfermedad o padecer de estrés. El grosellero lo va a equilibrar y activar nuestro sistema de defensas, para esto toma de 5 a 15 gotas todas las mañanas el tiempo que necesites.
  • extracto de yema de nogal lo solemos recomendar mucho para potenciar inmunidad y las defensas de nuestro organismo, pues actúa sobre la microbiota intestinal, restaurando su equilibrio y de esta forma ella misma combate a los agentes patógenos. Tomar de 5 a 10 gotas es suficiente durante una temporadita.

¿Habéis visto cómo podemos potenciar la salud de nuestro intestino y mejorar nuestra nuestras defensas con ayuda de nuestras plantas? ¡¡Cada vez que las conozco un poco más, más me enamoran!!

Piensa en verde, hasta el próximo día!

Referencias:

fitoterapia.net

cuadernos de aromaterapia de Laura Mestres
hathcock J.N. et al. vitamine E and C  are safe across a broad range of intakes. American journal of clinical nutrition, vol.81.No4, 736-745, April 2005

Bäckhed F, Fraser CM, Ringel Y, et al. (2012). Defining a healthy human gut microbiome: current concepts, future directions, and clinical applications. Cell Host Microbe 12(5):611-622.

European Medicines Agency (EMA) – Committee on Herbal Medicinal Products (HMPC). Community herbal monograph on Echinacea angustifolia DC., radix. London: EMA. Doc. Ref.: EMA/HMPC/688216/2008. Adopted: 27 March 2012.

Kuriyama H. et al. Immunological and psychological benefits of aromatherapy massage. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine 2.2 (2005):179-184.
Franchomme P. La science des huiles essentielles médicinales (A la pointe de l’aromathérapie) 2015 Guy-Trédaniel.

Categorie: Vida sana

levadura de cerveza

¿Por qué tomar la levadura de cerveza?

¿Por qué tomar la levadura de cerveza?

Hola a todos, el otro día llegó una chica embarazada pidiendo levadura de cerveza, pues le habían dicho que era buenísima para aumentar la producción de leche… ¡¿para aumentar la producción de lecheeee?! … el careto que le tuve que poner a la pobre, tuvo que ser ¡de dar miedo!

La verdad es que nunca había oído o leído a nadie hablar sobre el tema, y me picó la curiosidad… me puse en plan Sherlock Holmes a investigar y aquí os voy a contar hoy lo que he descubierto sobre la levadura de cerveza, por cierto, ¡¡me encanta!!

La levadura de cerveza o Saccharomyces cerevisiae ex E.C. Hansen se trata de un hongo microscópico unicelular que se utiliza en alimentación para elaborar cerveza, pan y vino. Estos hongos lo que hacen es fermentar (produciendo dióxido de carbono y etanol (alcohol)). Principalmente es muy rica en vitaminas del grupo B y tener enzimas digestivas, también entre otros es abundante en cromo, magnesio, hierro y zinc

Los principales usos de la levadura de cerveza son:

  • como antianémico por su aporte de aminoácidos y vitaminas del grupo B. Y ya todos sabemos que las vitaminas de este grupo intervienen en la formación de hormonas y enzimas.
  • por sus efectos probióticos (recordar que los probióticos son microorganismos vivos, que cuando los tomamos en cantidades adecuadas, nos aportan beneficios en nuestra salud) Éstos nos ayudan a mejorar el funcionamiento de nuestra microbiota intestinal, básicamente. Sobre todo en caso de diarreas por el uso de antibióticos y en la diarrea del viajero, la van a cortar.

También se está usando para el tratamiento contra el Helicobacter pylori , porque actúa impidiendo el crecimiento de microorganismo como la candida albicans, salmonella typhimurium y Yersinia enterocoliticum .Ya que como lo hemos dicho antes, lo que hace es recuperar la microbiota intestinal (reforzándola e incrementando nuestro sistema inmunológico).

  • mejora el estreñimiento
  • se suele usar en casos de pérdida de apetito
  • también se usa para la falta de energía, cansancio, en caso de astenia primaveral nos ayudarán la riqueza de vitaminas B que contiene.
  • en casos de acné crónico lo mejora mucho y si se acompaña con cremas antiacné, el éxito está asegurado.
  • para las uñas debilitadas y quebradizas
  • ayuda a mejorar la calidad del pelo
  • se ha visto que la levadura de cerveza reduce los niveles de glucosa, después de las comidas, los triglicéridos y aumenta la HDL colesterol
  • en preparados intranasales, se produjo una reducción de la congestión nasal producida por alergia

Las dosis recomendadas son hasta 6 gr al día de levadura de cerveza en polvo, preferiblemente divididas en varias dosis al día. En principio la levadura de cerveza no presenta grandes complicaciones para tomarlas, a algunas personas les puede producir gases.

Las embarazadas lo pueden tomar, ¡aunque NO HAY EVIDENCIAS científicas de que nos aumente la producción de leche! No nos debemos de creer todo lo que nos cuentan, hay mucho “sabiondo”, suelto por el mundo.

¡¡Lo que sí, es no te olvides de pensar en verde!!. Hasta el próximo día.

Referencias:

www.fitoterapia.net

Posteraro B, Sanguinetti M, Romano L, Torelli R, Novarese L, Fadda G. Molecular tools for differentiating probiotic and clinical strains of Saccharomyces cerevisiae. Int J Food Microbiol 2005; 103 (3): 295-304.

Moyad MA, Robinson LE, Zawada ET, Kittelsrud J, Chen DG, Reeves SG, Weaver S. Immunogenic yeast-based fermentate for cold/flu-like symptoms in nonvaccinated individuals. J Altern Complement Med 2010; 16 (2): 213-8.

Thomas S, Przesdzing I, Metzke D, Schmitz J, Radbruch A, Baumgart DC. Saccharomyces boulardii inhibits lipopolysaccharide-induced activation of human dendritic cells and T cell proliferation. Clin Exp Immunol 2009, 156 (1): 78-87.

Moyad MA, Robinson LE, Kittelsrud JM, Reeves SG, Weaver SE, Guzman AI, Bubak ME. Immunogenic yeast-based fermentation product reduces allergic rhinitis-induced nasal congestion: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Adv Ther 2009; 26 (8): 795-804.

Categorie: Dieta y nutrición, Vida sana