Tag : infarto

coenzima Q10

¿Qué es la Coenzima Q10?

¿Qué es la Coenzima Q10?

Hola a todos, os voy a contar lo que me pasó el otro día en la farmacia, llegó un paciente, diciendo que quería un “10 Q”, “¿un 10 Q?”, le dijimos. Nos pusimos todos a pensar “¿Será una marca de crema?, ¿Será una nueva línea de suplementos?”, y llegamos a la conclusión que quería “quizás” una crema con Q10, probamos a ver si era eso lo que estaba pidiendo. Nuestra sorpresa fue monumental cuando nos dijo “¿¿¿esto me lo tengo que tomar???”… “¡Dios mio qué nos estaba pidiendo este señor!”, nos siguió explicando que tenía problemas con el colesterol y había oido que la “10Q” era muy buena… ¡¡Ojipláticos nos quedamos!! Luego la risa nos llegó y la ternura, hacia nuestro paciente, ¡joroba, lo qué nos estaba tratando de pedir era coenzima Q10 en comprimidos!…pues acababa de tener un infarto.

Probablemente habrás oído hablar hasta la saciedad de la coenzima Q10, muchas cremas antiedad la suele llevar; pero además esta molécula en nuestro cuerpo ¡sirve para miles de cosas!


¿Pero sabes para qué exactamente sirve la Coenzima Q10?

La coenzima Q10 es una molécula que es fundamental para las mitocondrias de nuestras células y para los lisosomas. Las mitocondrias son unos orgánulos, donde se produce la energía de nuestro cuerpo (ATP) para mantenerlas vivas; cuando las mitocondrias no funcionan bien aparecen enfermedades neurodegenerativas, enfermedades raras y cáncer.

Los lisosomas, a su vez, son orgánulos que se encargan de degradar los productos que ya no son útiles para la célula y pueden llegar a ser tóxicos para ella, ¡si no se quitan de en medio, estamos RIP!

Las enfermedades producidas por un mal funcionamiento de la mitocondria o de los lisosomas, producen una incapacidad para producir energía (ATP) o la formación de radicales libres (ROS), y a día de hoy se ha constatado que estas enfermedades van acompañadas de deficiencias de coenzima Q10.


Es muy importante que sepáis que existen dos tipos de coenzima Q10:

– la ubiquinona es la forma oxidada, la que se forma en nuestro cuerpo, es usada por las mitocondrias para producir energía

– el ubiquinol (Q10H2) es la forma reducida, la activa y la que interviene como antioxidante, frente a la oxidación de las grasas, como el colesterol

Pero la cosa se complica…veréis, en nuestro cuerpo la coenzima Q10 está como ubiquinona, para que nuestro organismo la pueda utilizar cómo antioxidante, debe de activarlo, transformándolo en ubiquinol (Q10H2). ¡Pero sólo un 10% de la coenzima Q10 se transforma en ubiquinol! Esta forma impide que las grasas o lípidos se enrancian dentro de nuestro cuerpo ¡y no la líen parda! como podría ocurrir y dañar las células y los tejidos, produciendo inflamación y alterando el funcionamiento de los mismos.

Nuestro cuerpo, ¡cómo es tan sabio, va transformando en ubiquinol o en ubiquinona en función de sus necesidades energéticas o antioxidantes, que tenga!

La coenzima Q10 se produce en nuestro cuerpo (en el hígado, utiliza la misma ruta metabólica que el colesterol, esto es IMPORTANTÍSIMO) o también se obtiene de alimentos como el pescado, las vísceras de los animales, brócoli, huevos, nueces, aceite de oliva, naranjas pero aquí están en una proporción muy pequeña de 10-20 miligramos.

¡Así que si realmente tienes un déficit de coenzima Q10, lo más sensato es tomarlo a través de suplementos nutricionales naturales!

En nuestro cuerpo los órganos que más coenzima Q10 tienen son el corazón (necesita mucha energía para latir) y el cerebro (al tener mucho colesterol, necesita una sustancia que evite los daños producidos por la oxidación de esta grasa).

Además desgraciadamente, con la edad la producción de coenzima Q10 va disminuyendo ¡cómo tantas cosas, maldita edad! Se sabe que la disminución de su formación comienza sobre los 25 años, ¡y que a los 80 años es INEXISTENTE su síntesis! Por ello se produce el deterioro que tenemos con la edad, ¡ya no hay nada que nos proteja frente a los daños, que produce la oxidación en nuestras células y tejidos! y comienza el declive que termina con la muerte de estos. Aquí radica la importancia de tomarla, en suplementos nutricionales cuando llegamos a una determinada edad.


Entonces… ¿Quién debe de tomar coenzima Q10?

– en personas mayores por sus propiedades para tratar de frenar el envejecimiento o el daño en el ADN, producido por los daños oxidativos que generan los radicales libres, os recomiendo utilizar el ubiquinol o coenzima Q10H2, nos va a proteger.

– personas con falta de energía, fatiga crónica, fibromiálgias aumenta la vitalidad de nuestro organismo, seguro que en las mitocondrias hay un déficit de coenzima Q10

– en deportistas mejoran el rendimiento y combate el estrés oxidativo que se produce con el ejercicio

– enfermedades cardiovasculares, infartos, angina de pecho… por su efecto antioxidante, para tratar de contrarrestar los estragos producidos en los tejidos por los radicales libres

– personas con hipertensión al mejorar el funcionamiento cardiovascular, se reduce también de forma significativa la tensión arterial, de nuevo es debido a la capacidad antioxidante del ubiquinol

– personas con cáncer, la coenzima Q10H2 los protege de los radicales libres, que se forman en nuestro organismo tras los tratamientos de quimioterapia y radioterapia.

– enfermos de parkinson o alzheimer, aquí hay numerosos estudios que demuestran la mejora de la calidad de vida de estos pacientes, tomando 100mg/ día de ubiquinol. Se vio que estas personas tenían niveles muy bajos de coenzima Q10 en el cerebro. Señalaros además que en el cerebro es el órgano qué más colesterol tiene de todo nuestro cuerpo, si hay niveles muy bajos de coenzima Q10, ¿qué pasa cuando se oxida esa grasa? ¿No creéis que se dañan las células que forman parte del cerebro y del sistema nervioso? ¡Pues eso es lo que se está demostrando a día de hoy, con los estudios que se están haciendo! Por ello hay tal cantidad de personas afectadas por enfermedades neurodegenerativas, ¡este es el pago que hay que tener por haber aumentado la esperanza de vida! ¡¡Pero se puede frenar esto, con el uso del ubiquinol!!

– colesterol, si tomas ubiquinol hay estudios que demuestran importantes bajadas de los niveles de LDL, ya que la coenzima Q10H2 impide la oxidación del colesterol y concretamente del LDL y por tanto se impedirá los daños ocasionados por esta

– en caso de la artritis reumatoide, disminuye la inflamación en las articulaciones

ayuda en la prevención de las migrañas

– personas con candidiasis crónica, se conoce que la Candida albicans consume la coenzima Q10 que se encuentra en el intestino delgado, por ello crece frente al resto de microorganismos que forman la microbiota intestinal, ¡y por supuesto ya sabemos todos las consecuencias que trae el tener candidiasis!

– personas con sobrepeso o que están a dieta suelen tener niveles bajitos de ubiquinol, se ha observado que las personas delgadas tienen los niveles de ubiquinol altísimo

– mejora la calidad del esperma, pues mejora la movilidad de los espermatozoides

– mejora la función inmunológica, por lo que nuestro cuerpo nos protege mejor frente a enfermedades

– atenúan la profundidad de las arrugas de la piel, por ello se utiliza mucho en cremas antiarrugas.

Además si alguien se está preocupando por la toxicidad de la coenzima Q10, en los estudios clínicos que se han realizado, se ha visto que no la tiene incluso a dosis elevadas, y se comprobó que este exceso se elimina a través de la bilis por las heces.           

¡¡Fijaos si es importante la coenzima Q10 que la EMA (agencia europea del medicamento) designó al Ubiquinol como medicamento huérfano para el tratamiento de la deficiencia primaria de coenzima Q10¡¡

Creo que cada vez está demostrado, que pensar en verde, tiene consecuencias muy saludables para nuestro cuerpo.

Referencias:

F Schöpfer, N Riobó, M C Carreras, B Alvarez, Oxidation of ubiquinol by peroxynitrite: implications for protection of mitochondria against nitrosative damage. Biochem J. 2000 Jul 1; 349(Pt 1): 35–42.

Hsiao-Tien Liu, Yi-Chia Huang, Shao-Bin Cheng,Effects of coenzyme Q10 supplementation on antioxidant capacity and inflammation in hepatocellular carcinoma patients after surgery: a randomized, placebo-controlled trial Nutr J. 2016; 15: 85.Published online 2016 Oct 6. doi:  10.1186/s12937-016-0205-6

Bor-Jen Lee, Yu-Fen Tseng, Chi-Hua Yen, Effects of coenzyme Q10 supplementation (300 mg/day) on antioxidation and anti-inflammation in coronary artery disease patients during statins therapy: a randomized, placebo-controlled trial Nutr J. 2013; 12: 142. Published online 2013 Nov 6. doi:   10.1186/1475-2891-12-142

Ragip Pala, Cemal Orhan, Mehmet Tuzcu Coenzyme Q10 Supplementation Modulates NFκB and Nrf2 Pathways in Exercise TrainingJ Sports Sci Med. 2016 Mar; 15(1): 196–203. Published online 2016 Feb 23.

Hassan Ahmadvand, Maryam Ghasemi-Dehnoo

Antiatherogenic, hepatoprotective, and hypolipidemic effects of coenzyme Q10 in alloxan-induced type 1 diabetic rats ARYA Atheroscler. 2014 Jul; 10(4): 192–198.

Samy M Eleawa, Mahmoud Alkhateeb, Sanjoy Ghosh Coenzyme Q10 protects against acute consequences of experimental myocardial infarction in ratsInt J Physiol Pathophysiol Pharmacol. 2015; 7(1): 1–13. Published online 2015 Mar 20.

Scientia   https://scientiablog.com

Categorie: Vida sana

colesterol1

El temible colesterol! Pero sabemos qué es?

El temible colesterol! Pero sabemos qué es?

Hola a todos, hace relativamente poco en la farmacia hemos tenido una campaña de prevención cardiovascular. La campaña consistía en hacer unas analíticas (glucosa y colesterol) y unas mediciones (peso, altura, perímetro abdominal…), se rellenaba un cuestionario y como resultado nos daba un tanto por ciento  de probabilidad de tener un accidente cardiovascular en los próximos 10 años. Me hizo gracia uno de los pacientes que me preguntó: “Yo sé lo malo que es el colesterol, pero ¿qué es?”. Y bueno me pareció muy buen tema para escribir… pues todos lo mencionamos mucho y le tememos…

¿Pero sabemos realmente qué es el colesterol?

El colesterol es ESENCIAL para nuestro organismo y es necesario para que nuestro cuerpo funcione bien. Se encuentra formando parte de las membranas de nuestras células, en los ácidos biliares, y en las hormonas esteroideas. ¿Sabéis qué nuestro cerebro necesita colesterol para funcionar? Hay estudios (encabezados por Dra. Deans) que nos dicen que niveles bajos de colesterol se han asociado con padecer Alzheimer, Párkinson, trastornos bipolares y que el 25 % del colesterol total de nuestro cuerpo está en el  cerebro! Si se disminuye mucho los niveles de colesterol en sangre, comienza este a no funcionar bien y vienen los problemas.

¡Ojo! Con esto no estoy diciendo que la gente se descuide, pero lo que hay que tener claro es que el colesterol es necesario para que nuestro cuerpo siga funcionando con normalidad.

¿Sabías que el hígado es el principal productor de colesterol en nuestro organismo? Este órgano produce aproximadamente el 10% del total de colesterol que tenemos. El colesterol es transportado por la sangre, pero que no va libre en ella, pues al ser una “grasa” es insoluble en sangre. Por ello hay unas moléculas que se llaman lipoproteínas (LDL y HDL) que lo transportan.

Para que comprendamos como funcionan las lipoproteinas, vamos a poner un simil. Vamos a  suponer que la pared de las arterias es un muro, las lipoproteínas LDL transportan el LDL colesterol (conocido como el colesterol malo) que en nuestro caso sería un albañil, que para reparar el muro retira de una tienda (que sería el hígado) colesterol y lo lleva hasta allí para arreglarlo. Cuando ha finalizado esta reparación vendría otro albañil (sería la HDL -colesterol o colesterol bueno) para limpiar el lugar todo el colesterol que nos sobra, devolviéndolo al hígado (la tienda de donde salió). Hasta aquí bien, no? Pues veréis, el problema viene cuando es excesiva la cantidad de colesterol que se saca del hígado que la que retorna, entonces empezaremos a tener gran cantidad de colesterol (LDL- colesterol) circulando por la sangre. Y como consecuencia empezamos a tener acumulaciones de “colesterol” en las paredes, éstas se van estrechando por lo que la cantidad de sangre que puede pasar por allí va disminuyendo. Estos engrosamientos se llaman placas de ateromas. Si todo el proceso anteriormente explicado no se controla puede llegar a ser muy peligroso y provocar infartos, ictus… etc.

Y ahora viene la gran pregunta: ¿Cómo combatimos esto? Pues para empezar: NO fumando, NO llevando una vida sedentaria, NO obesidad! Y por supuesto, siempre nos pueden ayudar nuestras amigas las plantas, pero esto lo dejamos para el próximo día!

¡¡ES NECESARIO PENSAR EN VERDE!! Un saludito!

Referencias

doctora Deans   blog: EvolutionaryPsychiatry.blogspot.com

Lindbohm JV, Kaprio J, Korja M Cholesterol as a Risk Factor for Subarachnoid Hemorrhage: A Systematic Review. PLoS One. 2016 Apr 14;11(4):e0152568. doi: 10.1371/journal.pone.0152568. eCollection 2016.
Hirayama S1, Miida T. Small dense LDL: An emerging risk factor for cardiovascular disease. Clin Chim Acta. 2012 Dec 24;414:215-24. doi: 10.1016/j.cca.2012.09.010. Epub 2012 Sep 16.

Categorie: Dieta y nutrición, Vida sana