Tag : inmunoglobulinas

inmunidad y 7 plantas medicinales

Inmunidad y 7 plantas medicinales

inmunidad y 7 plantas medicinales

Y de repente un tiempo terrible. Frío. Cambios bruscos de temperatura. Pasamos del frío al calor, en cero coma uno. Y tu inmunidad, comienza a bramarte pidiendo que hagas algo. Pero tú pasas. Llega el primer resfriado. Llega la infección de garganta. Incluso se repite la sinusitis tan terrible, que pasaste el año pasado.

¿Todavía no te has enterado, que debes mimar tu sistema inmunológico? ¿Todavía no sabes, que la 1º barrera de inmunidad está en tu intestino?

Bueno no es cierto, la 1º está en la piel, se llama inmunidad innata, uno nace con ella. La inmunidad del intestino, es la llamada adquirida. Cuando nacemos, a través del canal uterino, la adquieres a partir, de la de tu madre (digamos que es la “parte” de inmunidad, que nos ayuda a “tirar para adelante”, los primeros meses de vida). Por ello los bebes nacidos por cesárea, tienen más tendencia a tener dermatitis, alergias, cólicos. Porque no ha adquirido parte de esta microbiota.

A lo largo de tu vida, tu sistema inmunológico, va desarrollándose y mejorando, gracias a esta inmunidad adquirida.

Verás, cuando estás en contacto con una sustancia patógena (virus, bacterias, hongos, sustancias químicas nocivas, que son son los antígenos), éstas van a ser capaces de desencadenar en tu cuerpo una respuesta inmunitaria. Dando comienzo a la formación de células específicas (los linfocitos T y los linfocitos B), para este antígeno. Se produce siempre después del primer contacto. Y de esta manera, tu cuerpo, recordará durante toda la vida, que esa sustancia patógena, es mala para ti y hay que estar alerta con ella.

¿Y cómo lo hacen estas células? Pues de varias maneras

– los linfocitos B, al ver el cuerpo extraño se activan. Comienzan a producir una células llamadas, inmunoglobulinas. Estas se unen al antígeno, inactivándolo. Y produce tu respuesta inmunitaria.

– los linfocitos T, para actuar necesitan de otras células, llamadas macrófagos (estos destruyen sustancias tóxicas, porque los fagocitan, se los “tragan”). Los macrófagos, sintetizan unas proteínas, llamadas citoquinas, que son las responsables de regular su función. Consiguiendo, que los macrófagos actúen de mediadores. Los van a presentar al antígeno (sustancia tóxica). Entonces se produce la respuesta inmunitaria. Pero aquí puede suceder que:

  • se activan los linfocitos T helper Th (son colaboradores), que producen inflamación y aniquilan al antígeno.
  • si se activan los linfocitos T citotóxicos Tc, estos eliminan al macrófago que lleva el antígeno. Produciendo su muerte (apoptosis). Es el método que tu cuerpo utiliza, para deshacerse de células “anormales”, como pueden ser las células cancerosas.

¿Qué sucede cuando se ven por segunda vez estos linfocitos con los antígenos?

La respuesta que produce tu cuerpo, es rapidísima y pontentísima, gracias a tus ganglios linfáticos (amígdalas, timo, vasos linfáticos, bazo, médula osea, hay racimos de ganglios linfáticos en el cuello, axilas, ingles, mamas…). Allí se reconocen, filtran y combaten a los antígenos (virus, bacterias, sustancias tóxicas…).

Bueno, pues hasta aquí un poco de fisiología de tu cuerpo, para que entiendas cómo las plantas medicinales, pueden ayudar a tu sistema inmunológico.

Para empezar, las que yo destacaría por su acción sobre tu inmunidad, serían:

  • Raiz de Echinacea tenemos varias variedades Echinacea angustifolia, Echinacea pallida, Echinacea purpurea se usan tanto las raíces de esta planta, como la sumida florida de la E. purpurea. 

Esta planta medicinal estimula la producción de citoquina, que estimula la formación a sus vez, de linfocitos. Con esto se consigue una acción inmunomoduladora. Es decir, estimula o deprime al sistema inmunológico (actuando sobre los factores celulares), en función de si hay infección o no. Se ha visto que las drogas constituidas por raíz de echinacea, son muy potentes frente a virus. Por ello, te lo recomiendo para reducir los síntomas de gripes y resfriados; para tratar herpes, pues van a impedir el crecimiento del virus, y la producción de citoquinas proinflamatorias. Úsalo, cómo preventivo de infecciones.

Te recomiendo su uso durante 8 semanas y luego descansa otras 8, para volver a empezar un nuevo tratamiento. Trata de buscar productos con extractos estandarizados de echinacea, son más potentes, con menos dosis.

Por cierto. Si tienes una enfermedad autoinmune, o tienes un tratamiento con inmunosupresores o tienes una enfermedad en la que tus niveles de leucocitos están muy altos, NO lo utilices.

  • Raiz de Uña de gato Uncaria tomentosa tiene una acción antiinflamatoria y estimulante sobre tu inmunidad. Te lo aconsejo también, por su acción antiviral, que regula la producción de linfocitos. Aumenta actividad fagocítica de los macrófagos y se aumenta la producción de linfocitos T.

También (¡Dios no lo quiera!), lo podrías utilizar, tras un tratamiento de quimioterapia. Pues se ha demostrado en numerosos estudios, que tiene un efecto citostático, es decir, retrasa o detiene el crecimiento de células (incluso las cancerosas), sin destruirlas (los estudios que se están realizando a día de hoy son muy esperanzadores, pero hay que seguir investigando).

¿Sabías que a dosis muy altas la raíz de uña de gato, es un anticonceptivo? Y todo esto es gracias a que en su composición hay un grupo de moléculas como son los alcaloides oxindolicos y los tetracíclicos.

  • Ajo Allium sativum tiene un efecto antimicrobiano y antifúngico. Se sabe desde la antigüedad, de esta propiedad. También te lo recomiendo, pues en distintos estudios, se ha demostrado su capacidad para aumentar el número de linfocitos y la fagocitosis de macrófagos, produciéndose una liberación del interferon-gamma. Todas estas acciones hacen que aumente tu inmunidad.
  • Raiz de Ginseng Panax ginseng C.A. Meyer es un adaptógeno, es decir cuando tu estás estresado (ya sea por estrés mental, por estrés ”corporal”, a consecuencia de una enfermedad, o sufres estrés “por el medioambiente”, por que hace mucho frío, o mucho calor…) gracias a al raíz de ginseng, tu cuerpo se “repone”, haciendo frente de forma muy eficaz a dicho estrés. También tiene una acción inmunomoduladora, por lo que mantendrá a tu alerta sistema inmunológico.
  • reishi Ganoderma lucidum. se utiliza como coadyuvante en tratamientos en cánceres de pulmón y cómo preventivo del cáncer colo-rectal. Estimula tu inmunidad, sin producir toxicidad, ni efectos secundarios.
  • Cordiceps o gusano de invierno Ophiocordyceps sinensis si tienes la desgracia de tener un cáncer, te recomiendo como inmunoestimulante el cordiceps. Se toma conjuntamente con la quimioterapia. De esta manera aumentarás tu resistencia física e inmunitaria. Búscalo en forma de extracto, pues necesitaras menos dosis, al ir muy concentrados.
  • aceite esencial ravintsara cinnamomum camphora este aceite esencial me parece maravilloso, a parte de ser un magnífico expectorante, te lo recomiendo como estimulante del sistema inmunológico. Frente a infecciones por virus o bacterias, es muy eficaz. Ponte una gota todas las mañanas en las muñecas, y haz respiraciones profundas, inhalandolo.

Aquí están las plantas medicinales, que mejor le van a tu inmunidad. ¿Las vas a probar? ¡Piensa diferente, piensa en verde!

Referencias bibliográficas:

fitoterapia.net

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Arteche A, Vanaclocha B, Güenechea JI. Fitoterapia (3.ª edición). Vade-mecum de prescripción. Plantas medicinales. Barcelona: Masson; 1998.

Bruneton J. Elementos de fitoquímica y de farmacognosia. Zaragoza: Acribia; 2001.

Cayunao C, Erazo S, Backhouse N, Bachiller L, Zaldívar M, García R.

Estudio de la actividad antimicrobiana de un alcaloide oxindólico y actividad antioxidante de diferentes extractos de Uncaria tomentosa

(Willd.) DC. Revista de Fitoterapia. 2004;2:152-4.

Peris JB, Stübing G, Vanaclocha B. Fitoterapia aplicada. Valencia: MICOF Valencia; 1995.

Sánchez C, Gupta M, Santana A. Actividad inmunomoduladora de las  plantas (I). Revista de Fitoterapia. 2002;2:151-63.

Ha KC, Kim MG, Oh MR, Choi EK, Back HI, Kim SY, et al. A placebo-controlled trial of Korean red ginseng extract for preventing influenza-like illness in healthy adults. BMC Complement Altern Med. 2012; 12: 10. doi: 10.1186/1472-6882-12-10.

Gill BS, Navgeet, Mehra R, Kumar V, Kumar S. Ganoderic acid, lanostanoid triterpene: a key player in apoptosis. Invest New Drugs. 2018; 36 (1): 136-143. doi: 10.1007/s10637-017-0526-0.

Categorie: Vida sana

vitamina c

¿Por qué y quién debe tomar vitamina C?

vitamina c

Hola a todos, el otro día en la farmacia estaban dos personas discutiendo, si la vitamina C servía para algo, uno decía “¡que se hinchaba de naranjas, y que no paraba de tener resfriados!” y el otro le decía lo contrario “¡que las naranjas eran ricas en vitamina C y ayudaban a pasar bien el invierno”!, jajaja fue muy divertido.

Como estamos en una tierra donde tenemos muchas plantaciones de naranjos, mis paisanos se piensan, que tomando 3 naranjas al día, tiene el aporte de vitamina C suficiente para cuidarse y protegerse de los resfriados. Para algunas personas esto les puede servir, pues no tienen ninguna enfermedad, ni ningún déficit de la dicha vitamina C, pero la cosa cambia cuando empezamos a tener “goteras”.

La vitamina C, es una de las vitaminas más importantes que tenemos que aportar a nuestro organismo, ¡por la cantidad de procesos en los que se ve implicada!


¿Sabíais qué La vitamina C

está implicada en la síntesis de colágeno

fortalece nuestras defensas

protege nuestro sistema cardiovascular

estimula la síntesis de prostaglandinas, leucocitos, interferón, inmunoglobulinas

participa en la formación y conservación de huesos y tejidos como la piel, tendones, vasos sanguíneos, ligamentos

acelera los procesos de cicatrización de heridas y fracturas de huesos

disminuye el LDL- colesterol

ayuda a eliminar metales pesados de nuestro organismo y toxinas procedentes de medicamentos (reduciendo los efectos negativos de estos)

es un potente antioxidante, por lo que se evita los daños que los radicales libres pueden hacer en nuestra piel, pasando por nuestros vasos sanguíneos y terminando en el ADN de nuestras células, entre otros.

juega un papel muy importante a la hora de que nuestro organismo dé una respuesta rápida frente a una situación que es estresante para él.

Como sería cuando nos hacemos una herida, una quemadura, tenemos una infección, estamos estresados por exceso de trabajo, hay temperaturas extremas, entonces la vitamina C participa activamente en los procesos de forma que podamos parar estas situaciones.

aumenta la absorción del hierro (por ello cuando el médico prescribe hierro para las anemias, se aconseja que se tome junto con vitamina C)

¿Sabías qué nuestro cuerpo no puede producir vitamina C, ¡ni almacenarla!?

Por ello o la tomas en fruta como la naranja, mandarinas, fresas, mangos o kiwis o a través de complementos nutricionales de CALIDAD! Es muy importante, pues todas las marcas de vitamina C NO son iguales, ni llevan la cantidad que deberían, ni se absorben de la misma manera, para poder utilizar la mayor cantidad posible.


¿Quién debería de consumir vitamina C a camiones? Pues todos aquellos que tienen alguna patología como puede ser :

fumadores, ya que se ha visto que el tabaco disminuye la absorción de vitamina C (esto se realiza en el intestino), sino que además el tabaco aumenta las necesidades de vitamina C por parte de sus cuerpos, en un 30%. Por ello los fumadores tardan más tiempo en recuperarse de heridas, operaciones, infecciones…

A día de hoy se sabe que cuanto más fuma una persona, esta perderá por cigarrillo fumado 25 mg de vitamina C (la cantidad que tiene una naranja) y esta sale de los tejidos y de la sangre. ¡Lo irónico del tema es que los fumadores tienen más necesidades de vitamina C que una persona que no lo es, pues necesitan contrarrestar los efectos del tabaco! Un fumador necesita tomar 2 gr de vitamina C al día, para compensar y disminuir los efectos nocivos que se derivan de esta adicción

personas con hipertensión, se ha visto que si se suplementan con 500 mg/día de vitamina C reducen la presión arterial, protege nuestro sistema cardiovascular y a nivel de vasos sanguíneos va a evitar los efectos nocivos que los radicales libres puedan hacer sobre ellos.

personas con cáncer, como ya hemos dicho anteriormente como es un gran antioxidante, se ha visto que a ataca a una proteína HIF-1, la cual es usada por las células, permitiendo a estas ante la falta de oxígeno, convertir la glucosa en energía

deportistas, para contrarrestar los posibles daños que los radicales libres (producidos por la práctica del deporte), puedan ocasionar en nuestro cuerpo

personas con heridas o quemaduras para acelerar los procesos de cicatrización, estimula la vitamina C la producción de fibroblastos que van a la zona dañada.

personas que necesitan por su enfermedad, una mayor producción de colágeno, ya que hemos visto que la vitamina C es un precursor de la síntesis de colágeno.


Mirad, no me voy a seguir enrollando pero para mí la vitamina C, es un suplemento de “fondo de armario”, como dirían la gente del mundo de la moda. Deciros que cuando empiezo a tener síntomas de resfriado, me voy tomando 2gr de vitamina C cada 2 horas ¡y en pocas horas estoy libre de él!

Pero ¡eso sí! a algunas personas tal cantidad de vitamina C, les puede dar diarrea, ya cada uno tenemos nuestra dosis máxima. Además os aconsejo buscar siempre la vitamina C en forma ascorbato que es la forma con mejor biodisponibilidad.

¿No os parece maravillosa esta molécula? ¡¡¡A mí sí!!!

Piensa en verde, piensa en tu salud…Hasta el próximo día.

Referencias:

Stephen P Juraschek, Eliseo Guallar, Lawrence J Appel, and Edgar R Miller III Effects of vitamin C supplementation on blood pressure: a meta-analysis of randomized controlled trials  2012 American Society for Nutrition

Velauthapillai N1, Barfett J1, Jaffer H1 Antioxidants Taken Orally prior to Diagnostic Radiation Exposure Can Prevent DNA Injury.J Vasc Interv Radiol. 2017 Mar;28(3):406-411. doi: 10.1016/j.jvir.2016.10.022. Epub 2016 Dec 26.

Shaw G1, Lee-Barthel A2, Ross ML1 Vitamin C-enriched gelatin supplementation before intermittent activity augments collagen synthesis. Am J Clin Nutr. 2017 Jan;105(1):136-143. doi: 10.3945/ajcn.116.138594. Epub 2016 Nov 16.

Jarisch R1, Weyer D2, Ehlert EImpact of oral vitamin C on histamine levels and seasickness. J Vestib Res. 2014;24(4):281-8. doi: 10.3233/VES-140509.

Categorie: Vida sana